Facebooktwitterlinkedin

Desde hace tiempo, la tendencia en la venta de ropa de segunda mano o second hand ha tenido una buena aceptación, especialmente para las nuevas generaciones. Desde millennials hasta integrantes de la llamada Generación Z, han adoptado con conciencia sustentable los outfits de segunda mano.

Cómo afecta esta tendencia a la industria de la ropa

Pero… ¿qué significa esto en términos de marketing? Aún es temprano para saberlo a ciencia cierta, pero cada vez parece más claro que la venta y el intercambio de ropa de segunda mano no es una propensión efímera sino todo lo contrario. Cada vez se encuentra más arraigada, sobre todo, como ya dijimos, entre las nuevas generaciones de consumidores.

Conciencia ecologista

Además de la conciencia ecologista, las compras impulsivas y la sobreproducción han hecho que la industria de la moda sea tan contaminante que las emisiones de gases de efecto invernadero es de 1,2 millones de toneladas métricas al año.

Consecuencias de la pandemia

Otro factor que ha influido fuertemente en este nuevo camino de la moda es el de la pandemia. El confinamiento al que desde hace más de un año nos ha sometido la rápida propagación del Covid-19 ha cambiado nuestra manera de ver el mundo. Mucho se dice que después de que pase la epidemia nuestras vidas serán distintas a lo que eran antes de 2020 y es cierto. Por ejemplo, ahora hacer la compra online es mucho más común que ir de forma presencial al supermercado. Para la moda la crisis del coronavirus no fue más amable, sino todo lo contrario. Pegó fuertemente, sobre todo, a los comercios minoristas. Esto provocó que el comercio de ropa por internet se incrementará y a medida que las ventas online se fueron hacia arriba, la reventa de prendas y ropa de segunda mano también lo hizo.

Por ello, plataformas como GoTrendier México se han convertido en incluso, un nuevo modelo de negocio al poder ser una plataforma de compra y venta de ropa de segunda mano, desde la comodidad del hogar. 

La ropa de segunda mano ha llegado para quedarse

ropa de segunda mano

Pero, ¿se trata de algo que ha llegado para quedarse o estamos tan sólo frente a un fenómeno efímero? A decir de algunas fuentes, es una realidad que no va a desaparecer.

 Según el Resale Report 2020 del portal ThredUP, con los consumidores que buscan gangas desde casa, se prevé que el sector de segunda mano en línea crezca para 2021 en un 69%, mientras que el sector minorista en general se contraerá un 15%. Esto reafirma que el second hand o resale, como también se le conoce, es un movimiento estable y con futuro para la industria de la moda.

Paula García, del diario catalán La Vanguardia, escribe que “durante los últimos años el mercado second hand se ha convertido en uno de los negocios más potentes, hasta el punto de estar valorado en 24 mil millones de dólares. Algunos estudios han afirmado que si sigue in crecendo, se puede llegar a convertir en un negocio mayor que el actual fast-fashion”.

Así pues, los productos vintage y sostenibles están dejando en el olvido la obsesión por cambiar cada temporada el guardarropa con ropa nueva. Por eso, las nuevas generaciones con conciencia ambientalista son partidarias de darle un segundo uso a aquellas prendas olvidadas en el clóset.

La ropa de segunda mano es una alternativa no únicamente sostenible, sino vintage, personalizada, barata… y con futuro. La compra con conciencia significa una gran mejora de nuestros hábitos y es una muestra de que el mañana de la ropa y de la moda resulta esperanzador.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram