Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Es particularmente importante, cuando se está trabajando en el rediseño de un eCommerce, realizar este proceso de la manera correcta.

No se puede construir un prototipo sin reunir los datos que te dan un entendimiento completo del consumidor que estará usando el sitio.

Si tus analíticas no están configuradas de forma correcta y no se puede medir el camino que sigue tu cliente actualmente para comprar, terminarás perdiendo múltiples horas en construir un prototipo basado en una corazonada.

Las analíticas causan cuestionamientos, hipótesis, entre otros. Construir un prototipo inicia siguiendo cualquier pista de los datos que eventualmente contribuirá a la evolución del producto. En la mayoría de los casos, resultará un mejor producto.

A continuación algunos pasos que se pueden seguir para crear prototipos de tu eCommerce, y eventualmente una versión final, enfocados en la conversión.

El proceso de descubrimiento importa

Trata de entender el camino completo del cliente. El proceso de descubrimiento es una de las piezas más críticas para determinar el reto. La mayor parte del tiempo un cliente o una marca trata de resolver un reto –una nuevo participante en la industria, usuarios que están comparando precios, tasas de conversión decrecientes, panoramas cambiantes-.

Muchos de estos retos están expuestos en la fase de descubrimiento y contribuirán a un prototipo que resolverá esos retos en vez de encargarse de cosas que no importan.

Es crítico hacer entrevistas a los inversionistas, enviar a los clientes encuestas y hacer lluvias de ideas en un esfuerzo para entender el camino actual.

Quita lo que no sirve y enfócate en lo principal

Cuando se piensa en un prototipo para conversión, es posible perderse en los múltiples detalles. Tienes que asegurarte de no introduces factores aislados.

La clave es definir cómo es el embudo en el camino crítico a la compra para tu consumidor principal. Entonces, basado en sus experiencias y en cómo convierten, construir un prototipo que se enfoque en esos casos de uso.

Esto permite que el equipo se enfoque en servir a este grupo principal y asegurarse que las conversaciones con tus inversionistas pueden ser en el marco de este grupo también.

Establece consumidores ejemplo

No puedes cubrir cada audiencia durante este proceso, pero se necesita tener consumidores ejemplo. Sin embargo, hay que escoger sólo dos: uno que conozca a la marca y uno que no. Para propósitos de prototipos, debes determinar la demografía real y los datos psicográficos como género, edad, ingreso, ubicación, los productos que compran, barreras para la conversión, etc.

Enfócate en identificar qué funciona para esos dos clientes ejemplo, y expande desde ahí. Esas personas ayudarán a establecer arquetipos principales. Para cada arquetipo, busca factores clave como el contenido que consumen, el canal del cual llegan, la cantidad de experiencia que tienen con la marca antes de comprar. Esto ayudará a aterrizar el prototipo.

Bosqueja, haz el prototipo, refina

Usa una base para la experiencia del usuario para dibujar bosquejos básicos de la experiencia de usuario (UX). Haz que trabajen juntos el diseñador de UX y un desarrollador para poner esos bosquejos en un prototipo responsivo y clickeable, con productos reales que imiten la experiencia de los clientes críticos.

Usando esta aproximación se puede mapear el flujo de usuarios y los mejores escenarios para influir en el diseño de prototipos. Son importantes los resultados reales. Hacer prototipos sin productos reales o textos reales no funciona.

Sólo enfócate en lo principal, pero asegúrate que sea real. Checa qué tiene sentido y qué no, lo que necesita moverse, lo que necesita actualizarse. Entonces hay que comenzar a añadir capas hasta el punto donde se puede confiar en probar la nueva experiencia de usuario.

Prueba, prueba y prueba un poco más

Mientras se prueba si los textos son claros, si el usuario encuentra su camino en el sitio, tiene sentido usar servicios como Ask Your Target Market o Audience de SurveyMonkey para entender mejor cómo funcionan los elementos del sitio.

De ahí, se pueden usar servicios como UserTesting.com para contratar usuarios reales para ir al sitio existente y el prototipo al azar, con el fin de asegurarse que pueden completar la conversión sin problemas y que den retroalimentación cualitativa.

Una vez que te hayas asegurado que tienes la versión más simple y optimizada para conversiones, debes hacer más pruebas vía Feedback Army. Con este servicio es posible seleccionar 100 usuarios para que visiten el nuevo prototipo y sitios de competidores para asegurarse que la experiencia de usuario en el prototipo es mejor que las de los competidores y la experiencia actual en tu sitio. Es importante, sin embargo, quitar marcas y logos durante este proceso.

Optimiza después del lanzamiento

La optimización luego del lanzamiento es crítica para un producto exitoso. Eso significa pruebas A/B para determinar si hay puntos de fricción durante la jornada del cliente, monitorear resultados y optimizar basándose en ellos.

Hoy en día se puede probar cualquier función, con servicios como Optimizely o Visual Website Optimizer.

En todo este proceso lo que nunca hay que perder de vista es al usuario. Al final, es el usuario, tu cliente, el que está interactuando con el sitio y eventualmente hará una compra. Así que debe ser el enfoque principal en cualquier rediseño.

Shares