Facebooktwitterlinkedin

Es una realidad que el consumo digital se vio ampliamente impulsado durante el año pasado, especialmente en el ámbito del entretenimiento. Con tantos meses de restricciones de tránsito, la mayoría de las personas recurrieron a plataformas digitales como YouTube para encontrar un tiempo de relajación y diversión.

Esta ha sido una constante particularmente fuerte entre los niños y adolescentes, a quienes la temporada de encierro les afectó más profundamente. Eso explica que el tiempo de exposición a las pantallas que tiene este público sea cada vez mayor y que, en consecuencia, esté más expuesto a cruzarse con contenido audiovisual nocivo o inadecuado.

Partiendo de este punto, la red social de vídeos ha anunciado el pasado 10 de agosto la implementación de nuevas medidas para velar por la seguridad y el bienestar de los más jóvenes dentro de su plataforma.

Nuevas normas en el contenido comercial para niños

Uno de los principales cambios que trae YouTube con sus nuevos lineamientos afecta directamente la monetización de contenido de los creadores. Al menos, cuando se trata de contenido dirigido especialmente a niños y adolescentes. Esta implementación se incorporará tanto para contenidos dentro de la plataforma principal, como para la de YouTube Kids.

De acuerdo a lo expuesto por la compañía, su plataforma dedicada a los niños nunca permitió el pago por contenido de productos ya que esto podría incentivarlos a gastar dinero, una conducta adversa para los menores. Así mismo, y siguiendo esta línea de pensamiento, han afirmado que darán de baja el contenido considerado como excesivamente comercial:

  • Anuncios tradicionales de productos y servicios que suben los creadores o marcas.
  • Contenido que incita al usuario a comprar un producto.
  • Vídeos enfocados en el empaquetado de los productos.
  • Vídeos enfocados en la acumulación o el consumo de productos en exceso.

De tal manera, los vídeos de unboxings o enfocados en productos específicos presentes en la plataforma para niños estarán en peligro de ser removidos. Esto podría afectar fuertemente los ingresos de los creadores de contenido, que encuentran en la población más joven una comunidad muy receptiva. Sin embargo, estas acciones velan por el bienestar y la seguridad de los jóvenes, quienes corren el riesgo de desarrollar una cultura de consumo excesivo si no se los protege ante el estímulo.

Incluso la plataforma de Google ha subido un vídeo donde aclara el funcionamiento de su etiqueta para identificar los contenidos con colocación de productos paga esperando promover el entendimiento de este tipo de vídeos entre los más pequeños.

Un mayor enfoque hacia la privacidad y el bienestar

Por otro lado, en el anuncio realizado YouTube también ha destacado sus esfuerzos para reforzar las herramientas y opciones de privacidad para los menores de edad. De hecho, la plataforma estará ajustando a partir de esta semana la configuración por defecto al subir vídeos para sus usuarios entre 13 y 17 años: al subir contenido, este solo podrá ser visto por el usuario y por cualquier persona que se elija. Esta es una medida intermedia que toma la empresa para limitar vídeos que pueden resultar nocivo para los jóvenes, sin llegar a una restricción total del uso de la plataforma.

Por otro lado, también se incorporarán herramientas enfocadas en el bienestar digital de los usuarios de entre 13 y 17 años, como notificaciones para tomar un descanso o ir a la cama según el tiempo de uso y la hora de conexión. Estas medidas se implementarán por defecto, al igual que la configuración de subida de contenido. Si el usuario no está de acuerdo con ellas podrá darlas de baja en cualquier momento.

Finalmente, también se quitará la reproducción automática de la plataforma principal y se agregará la misma función en su plataforma para niños. En YouTube Kids los padres podrán optar por una reproducción automática por defecto para controlar mejor el contenido al que son expuestos sus hijos.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram