Copiar enlace

Fidelity, uno de los fondos de inversión más importantes del mundo y uno de los principales acreedores de X (ex Twitter), volvió a bajar la valoración de la red social X, que viene en picada desde que Elon Musk la compró en octubre de 2022. En ese entonces, Fidelity financió más de 316 millones de dólares de la transacción, que costó 44.000 millones de dólares. Sin embargo, el último informe del fondo de inversión estima que la valoración actual de la red social es de solo 12.540 millones de dólares (aproximadamente 11.324 millones de euros), un 71,5% menos que en el momento de la adquisición.

Hace exactamente un año, Fidelity ya anunciaba una reducción del 56% en su participación en la red social. Antes de la compra de Musk, la participación de Fidelity Blue Chip Growth Fund en Twitter se valoraba en 19,66 millones de dólares. Para finales de 2022, esa cifra se redujo a los 8,63 millones de dólares.

El éxodo de anunciantes por comentarios antisemitas

El 2023 ha sido especialmente difícil para X en términos de relaciones con anunciantes. Musk, en un post de julio, reveló una situación financiera delicada debido a una caída del 50% en los ingresos publicitarios y a una carga de deuda significativa. En noviembre de 2023, empresas como Apple, Comcast/NBCUniversal, Disney, Warner Bros, Discovery, IBM, Paramount Global, Lionsgate y la Comisión Europea retiraron sus anuncios de X después de que Musk aparentemente respaldara un mensaje antisemita.

La polémica se desató cuando Musk respaldó una publicación que acusaba a las comunidades judías de difundir “odio dialéctico contra los blancos”. Esta declaración fue una respuesta a un video de anuncio de servicio público de la Fundación para Combatir el Antisemitismo junto con críticas a usuarios anónimos que expresaban apoyo a afirmaciones antisemitas. Musk respaldó la respuesta que afirmaba que las poblaciones judías occidentales no agradaban a las minorías que habían inundado el país. A pesar de las disculpas posteriores, Musk criticó a los anunciantes por boicotear la plataforma, reconociendo que esto podría “matar a la compañía”.

Pero la controversia no quedó allí. En la conferencia DealBook, Andrew Ross Sorkin le preguntó a Musk sobre la pausa en la publicidad tras toda la polémica de su respuesta antisemita, y el multimillonatio respondió de manera contundente: “No hagas publicidad”. Su rechazo a ser chantajeado con dinero por parte de los anunciantes fue claro: “Vete a la mierda. ¿Está claro?”.

La asunción de Linda Yaccarino y su promesa de rentabilidad

En mayo de 2023, Elon Musk confirmó que Linda Yaccarino, exdirectora de publicidad de NBCUniversal, sería la nueva directora ejecutiva de X y la responsable de supervisar las operaciones comerciales de la red social. Esta decisión formó parte de los esfuerzos del multimillonario para revertir la caída en los ingresos por publicidad.

En septiembre de 2023, Yaccarino aseguró que la empresa sería rentable a principios de 2024 y expresó confianza en la mejora de la situación financiera de la compañía. Además, señaló que el 90% de los 100 principales anunciantes ya habían regresado a la plataforma. No obstante, la reducción del personal a la mitad y las demandas por no pagar alquiler de oficinas fueron decisiones que afectaron gravemente las finanzas de la empresa.

A pesar de las afirmaciones de Yaccarino sobre el aumento del tiempo que los usuarios dedican a X desde junio, la entrevistadora Julia Boorstin cuestionó estas declaraciones, citando datos de Apptopia que informan una disminución del 30% en las descargas de X después de su cambio de marca. También se mencionó una disminución del tráfico web hacia X y una reducción en el número de usuarios desde antes de que Twitter se hiciera público.

Foto: Depositphotos.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Mostrar comentarios (1)

¡Mantente al día!