Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Todos queremos llegar a más audiencia que nos permita acercarnos a nuevos compradores y por lo tanto generar más ventas. El mundo digital parece ser un escaparate que acerca a vendedores y compradores para potenciar a los negocios.

Sin embargo, la especialidad en el tema de comercio electrónico y los tecnicismos utilizados para este fin convierten al canal digital en una jungla complicada de dominar.

A pesar de ello, algunas PYMES han buscado la manera de vender por Internet y se han encontrado que para tener una tienda online se requiere una inversión relativamente fuerte.

Por ello, los marketplaces parecen ser una solución viable, ya que resultan una opción que no requiere de inversión extraordinaria y ofrece un canal de ventas online.

Marketplaces, para vender en Internet sin tener una tienda online

Un marketplace es un sitio web que actúa de intermediario entre vendedores y compradores. Llevado al mundo offline, sería como un centro comercial. Amazon, eBay, Mercado Libre, Linio, Alibaba, entre muchos otros, son solo algunos de los ejemplos más conocidos y populares de este tipo de sitios.

En las transacciones realizadas en estos sitios intervienen tres partes: los compradores, los vendedores y la plataforma que permite que se relacionen, donde además se efectúa la transacción de pago y se encargan del envío del pedido.

Los marketplaces pueden ser nacionales o internacionales, y a su vez de dos tipos:

  • Marketplaces generalistas: publican gran diversidad de productos (Ebay, Amazon, Alibaba, principalmente).
  • Marketplaces especializados o de nicho: que trabajan un sector en concreto como Etsy, Muy muy mx o incluso, la versión de Amazon Handmade.

Ventajas de los marketplaces

1. Aumento de tus ventas

Teniendo en cuenta que una tienda online empieza a despegar entre los 6 y 18 meses desde su apertura, dependiendo del sector, por mucha inversión que hayas hecho en SEO o branding, la cantidad de clientes que llegan a tu tienda es limitada, pues son técnicas efectivas pero lentas.

Por esta razón, resulta atractivo probar en plataformas como la que ofrece Amazon, quien confirma que los negocios incrementan sus ventas hasta un 50% cuando empiezan a trabajar con ellos.

2. Los costos son más reducidos en un marketplace que una tienda online

Estas plataformas ponen las cosas tan fáciles que puede darse el caso de que lo único que tengas que poner sea el producto y el contenido, mientras que de todo lo demás se encarga el Marketplace. Ejemplos: la plataforma de eCommerce, la logística, el hosting, el SEO y la publicidad.

Ya solo tendrás que ocupar parte de tu tiempo en crear la tienda dentro de la plataforma, gestionar el catálogo y controlar los pedidos que recibas para enviarlos a tiempo. Eso sí, todo esto a cambio de una comisión por venta.

3. Generación de confianza rápida

Eliminamos la barrera de la falta de confianza de los usuarios ante la compra de nuestros productos dado que van a comprarnos través de un sitio web que conocen y en el que confían.

4. Es un trampolín para la internacionalización

Si queremos comenzar a vender internacionalmente, los marketplaces nos permiten llegar casi inmediatamente con nuestros productos a mercados en los que sería casi imposible vender con una tienda online propia (como ocurre en China) y que gracias a ellos se hace posible la transacción.

Consideraciones antes de vender en un marketplace

  1. Si vendes mediante esta plataforma tendrás que seguir sus propias reglas. En algunos casos no serán muy exigentes, pero en otros puede resultar realmente costoso adaptar nuestros procesos a sus exigencias. Entre ellas se encuentran los formatos de archivos a utilizar para publicar nuestros productos en sus webs, las características de las imágenes de la mercancía, la forma de indicar pesos, tallas y medidas. Es conveniente estudiar bien estos detalles antes de decidirse por un marketplace concreto.
  2. Competencia a un clic. Al ser una tienda de tiendas estamos rodeados de competidores sin ni siquiera tener que dejar la web. Por lo que tenemos que estar en constante revisión de precios para compararnos con nuestra competencia.
  3. Morir de éxito. Antes de lanzarte a publicar el inventario en un marketplace es necesario pararse a pensar y estudiar si podemos hacer frente a un volumen de pedidos al que nunca antes nos hemos enfrentado, o si nuestra estructura logística y de atención al cliente está preparada para dar servicio y resolver dudas y problemas de más usuarios de los que solíamos atender desde nuestra tienda online u offline. Un error de cálculo en este punto puede provocar clientes descontentos y un daño a nuestra reputación difícil de reparar.

Aunque resulta más sencilla la venta de productos en marketplaces versus a la creación de una tienda online propia, la pura elección de qué marketplace usar puede ser el causante del éxito o fracaso de las ventas que obtengamos, por ello, ante la decisión de incursionar en un canal online, te sugiero acudir previamente a expertos asesores. Si quieres conocer más del tema, hay un taller en puerta que te podría ayudar, te dejo la liga.

Recuerda compartirme tus dudas o comentarios en Twitter como @antareskcm.

Shares