Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Alan Tisch, CEO de la app Spring, se preguntaba en 2013 si no estaba entrando tarde al sector móvil, incluso consultándolo con sus socios de negocios.

En ese entonces el comercio móvil o mCommerce era una experiencia casi desconocida para todos. Había, por supuesto, versiones móviles de plataformas de eCommerce, pero nada más.

Sin embargo, nada era como Spring, una app que Tisch terminó lanzando en agosto de 2014, al tener una aproximación de “lo móvil primero”. Irónicamente, esta app no había entrado tarde al sector, de hecho, era un poco temprano para ella.

App Spring y el cambio de paradigma

Aunque la gente usa sus teléfonos todo el tiempo, sus hábitos de compra aún están en centrados en desktops o laptops.

En Asia, sin embargo, el mCommerce ya está 100% activo, a diferencia de en EU donde esto no ocurre ante la perspectiva de gastar grandes cantidades de forma quizá insegura.

Spring, por lo tanto, está tratando de cambiar esto en el mercado estadounidense. Y ha estado haciendo un gran trabajo para llegar a esa meta.

Cuando se lanzó en 2014 con 125 marcas, la app fue promocionada como parte del futuro, como algo que cambiaría la forma de comprar para siempre. Tenía el estatus de app cool entre los influenciadores.

Además, una asociación con Uber hizo ver a Spring como una marca que te entregaría tu pedido en pocas horas. También logró obtener, un año después, inversión de 25 millones de dólares.

Nueva etapa de Spring

Pero después de que el efecto de ser la app cool desapareció, su CEO quiere enfocarse en crecer y asegurarse que la experiencia del usuario atraiga nuevos clientes.

Con su nuevo lanzamiento cuentan con mil 100 marcas desde algunas nuevas, como DKNY, Toms, Cole Haan, Club Monaco y otros, que se unen a marcas de grandes minoristas como Urban Outfitters, Tod’s, 3.1 Phillip Lim y Kenzo.

El CEO afirma que el más grande objetivo para Spring en el futuro es convertirla en la app de compras que cualquier consumidor necesitará para comprar.

La gente, después de todo, sólo usa de 5 a 7 apps varias veces al día. Así, Tisch afirma que quiere ser la app de moda que la gente tenga entre esas aplicaciones más usadas.

La intención con el rediseño es que la experiencia y la estética hagan sentir al usuario como que está viviendo una compra a nivel premium.

Además, los colores de la app cambiarán de temporada a temporada, buscando mostrar que se está vendiendo lo más actual y recientemente lanzado.

Spring se enfocará en colaboraciones exclusivas con marcas, así como mostrar las que no se venden en ningún otro lado, haciéndolo con el mejor software móvil.

También mostrará contenido editorial que aspira a traer a los consumidores historias de las marcas.

Envíos tipo drop-shipping

El modelo de Spring está basado casi enteramente en drop-shipping, o un modelo de marketplace. Es decir, no tiene inventario propio o compra productos para las diversas temporadas, sino que es quien realiza el enlace entre el consumidor y compañías de moda, que mandan sus artículos ellos mismos. Spring obtiene de esto un porcentaje de las ventas.

Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram