Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Un camión autónomo de la startup Otto, comprada hace poco por Uber, realizó su primer viaje a través de Colorado llevando 55 mil latas de cerveza.

Primera entrega de camión autónomo Otto, un éxito

El vehículo realizó la entrega desde la cervecera, ubicada en Fort Collins, Colorado, para llevar la carga a una velocidad de 88 kilómetros hasta Colorado Springs, a 193 kilómetros al sur del punto de inicio.

Uber compró esta empresa el verano pasado por 680 millones de dólares, pero no pretende quitarle empleos a los conductores que usualmente realizan este tipo de entregas.

Su tecnología funciona sólo en la autopista, donde no tiene que lidiar con variables como peatones, paradas o niños en bicicleta. Mantiene una distancia segura respecto a otros vehículos y cambia de vía sólo cuando es absolutamente necesario.

A diferencia del Autopilot de Tesla, el sistema de Otto ofrece una autonomía nivel 4 real. Una vez que entra en la autopista interestatal en Estados Unidos, es completamente capaz de realizar el trabajo, dejando al conductor hacer papeleo, jugar con su celular o incluso dormir.

La tecnología”, según el cofundador de Otto, Lior Ron, “está lista para realizar estos viajes piloto comerciales”.

En próximos años continuaremos desarrollando la tecnología, de modo que esté lista cualquier condición en el camino”, afirmó.

Choferes locales, el futuro con camiones autónomos

De acuerdo a Ron, conducir un camión o tráiler se convertiría en una profesión local. El ejecutivo imagina un futuro en que estos vehículos sigan un camino que contará con software para guiarlos y que pararían sólo en ciertos puntos donde los conductores los llevarían en el último tramo hacia su destino final.

El hardware de Otto funciona con cualquier vehículo que tenga transmisión automática. El equipo consiste en 3 unidades de detección de láser LIDAR colocados en la cabina y tráiler, un radar atornillado al parachoques y una cámara de alta precisión arriba del parabrisas.

En el interior de la cabina, dos botones rojos que apagan el sistema autónomo (uno cerca del volante y el otro en la cabina para dormir detrás de los asientos) y un botón de encendido/apagado, con la etiqueta “Engage”. Un grupo de computadoras convierte los datos en direcciones para manejar y un ingeniero de Uber se mantiene al tanto de todo.

La practicidad de los camiones autónomos

Los vehículos autónomos son más atractivos mediáticamente, pero los camiones son más prácticos. Y casi sin duda estarán funcionando más rápido que los autos debido a que la industria los necesita con desesperación.

La industria camionera lleva el 70% de la carga en Estados Unidos únicamente, es decir, unas 10.5 mil toneladas de mercancía anualmente y no cuenta con suficientes conductores.

La Asociación Americana de Conductores de Camión afirma que tiene un déficit de 48 mil choferes y podría llegar a 175 mil en 2024.

Pero más allá de eliminar esta falta de conductores, los creadores de esta tecnología de vehículos autónomos afirman que hará los caminos más seguros. Cerca de 400 mil camiones chocan cada año, de acuerdo a estadísticas en la Unión Americana, matando 4 mil personas. En casi todos los casos la causa fue error humano.

Sin embargo, algunos líderes de la industria, así como el gobierno, todavía tienen reservas en darle el control de un vehículo de 40 toneladas a una computadora.

A pesar de esto, Otto está avanzando rápidamente. La empresa inició sus operaciones en enero y rápidamente compró su primer camión. En mayo ya tenía su primer prototipo. Una flota de 6 camiones ya circula las interestatales 101 y 280 en el área de la bahía de San Francisco. Los ingenieros están realizando cambios al software semanalmente y las mayores actualizaciones ocurren una vez al mes.

Actualmente se están concentrando en lo básico: hacer el frenado y la aceleración de forma más nivelada, mejorar el control en los carriles y otros temas. A largo plazo buscan comenzar a entender cómo otros conductores actúan, a manejar en zonas de construcción y a lidiar con los peligros del camino. Pero, en el futuro cercano los conductores seguirán siendo parte esencial del sistema.

Shares