Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Sabemos que el marketing digital consiste en que expertos apliquen ciertas metodologías y herramientas, en base a su conocimiento previo y experiencias, para mejorar la estrategia, posicionamiento y en general el branding de una marca o empresa. Y si bien el benchmarking puede aplicarse a cualquier modelo de negocio, es especialmente potente dentro del marketing digital.

Podemos resumir el significado de benchmarking como el proceso de análisis de la competencia que ayuda a mejorar nuestra empresa, pero lo importante no es solo vigilar a nuestros competidores, sino saber aplicar este conocimiento no para copiar, sino para saber diferenciarnos del sector.

Este es un punto muy importante, ya que al plagiar a tu competencia, pierdes tu identidad: la imagen de marca de tu empresa, tus valores y misión y en general, disolverías todo tu branding. Pero esto no significa que no puedas (y debas) mejorar, por lo que el benchmarking te ayudará a aprender sobre los datos del análisis que realices y con ello mejorar tus procesos.

Tipos de benchmarking que puedes aplicar

Para elegir el tipo de benchmarking que aplicarás, deberás estudiar la parte de la estructura de tu marca o compañía que puede beneficiarse con el análisis de la competencia, o bien aplicarlo en diferentes áreas para perseguir distintos objetivos:

Benchmarking funcional

Con este tipo de benchmarking puedes identificar las mejores prácticas de una marca o empresa que sea excelente en el área que buscas mejorar, no importando que sean de tu sector, es decir, puede que no sean competidores directos pero lo que hacen y quieres mejorar, lo hacen muy bien.

Por ejemplo, si creas un eCommerce de moda y quieres observar cómo se hace, puedes analizar a otros eCommerce, aunque sean de electrónica o incluso marketplaces.

Benchmarking interno

En una gran corporación o incluso pymes si tienes más de un área de trabajo, puedes observar los diferentes departamentos que han logrado mayor éxito o que sean más funcionales. Es decir, en el benchmarking interno olvidamos a la competencia y te centrarás en tu misma empresa para analizar los procedimientos que otra oficina, departamento o área tienen y que la hacen más rentable que la que quieres mejorar.

Benchmarking competitivo

Este tipo de benchmarking va directamente a analizar a la competencia, aunque pueden ser competidores directos como indirectos o aspiracionales.  Es decir, si volvemos al eCommerce de moda, puedes analizar aquellos que sean de tu mismo tamaño, nivel de ingresos o de visitas, lo que lo hace un competidor directo.

Pero también podrías compararte con aquellos eCommerce que solamente se dedican a vender ropa específica, es decir, no todo lo que abarca moda, sino quizás vestidos de fiesta, y este sería tu competidor indirecto.

Pero también podrías compararte con gigantes como Mango o Zara, grandes marcas y grandes sitios web, lo que los haría tu competencia aspriacional.

Con este tipo de benchmarking deberás medir los productos, servicios, procesos y funciones de tu competencia, compararlos con tu empresa y con ello detectar las posibles fallas o puntos a mejorar y lograr estrategias y mejoras que logren superar a los de tus competidores.

Como utilizar el benchmarking en marketing digital

Puedes integrar los datos que has logrado obtener del benchmarking a tu estrategia de marketing digital en:

15 herramientas SEO para optimizar tu posicionamiento orgánico en 2019

Y en general cualquier otra estrategia que desees mejorar. Para lograrlo debes seleccionar a las marcas que mejor lo hagan, realmente no es muy difícil obtener los datos ya que hay muchos factores que se pueden comparar y analizar en el mundo digital.

Tras ello deberás establecer los objetivos que persigues, definir que indicadores quieres medir, las herramientas que tendrás que utilizar y una vez que obtengas la información, interpretarla y medir los resultados.

Imagen: Depositphotos

Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram