Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

¿Tienes un proyecto que presentar al mundo? ¿Has creado un negocio y ahora solo te falta que la gente lo conozca? Si eres emprendedor y lo que necesitas es impulsar tu proyecto, seguramente tarde o temprano vas a tener que realizar un elevator pitch. O, dicho de otra manera, ser capaz de presentar tu proyecto de la mejor forma y en el menor tiempo posible.

Te preguntarás, ¿qué es un elevator pitch y por qué debo estar preparado para ello? Porque en el mundo de los negocios el tiempo vale oro y serán pocas las ocasiones en las que puedas explayarte.

Qué es un Elevator Pitch

El término elevator pitch parte del supuesto de que, en los dos minutos que dura un viaje de ascensor, debemos ser capaces de contar la idea de nuestro proyecto y despertar el interés de la otra persona.

La finalidad de los elevator pitch no es otra que ésa, despertar el interés de inversores, potenciales clientes, posibles colaboradores o miembros de un jurado y que, tras esa presentación, lleguen nuevas oportunidades.

5 pasos para preparar un Elevator Pitch

Si quieres que tu proyecto funcione es importante que aproveches cualquier oportunidad para darlo a conocer. A la hora de hacer networking, en un concurso de emprendedores, pedir una subvención…

Estas son algunas de las situaciones en las que no vas a disponer del tiempo que te gustaría para contarlo todo sobre tu proyecto. Pero, si has preparado tu elevator pitch correctamente seguro que serás capaz de aprovechar ese corto tiempo y hacer que tus oyentes quieran saber más.

Te dejamos los 5 pasos a seguir con los que serás capaz de preparar un excelente Elevator pitch:

#1 Define tu proyecto

Esta parte es muy importante, puesto que si no empiezas siendo claro y describiendo correctamente tu proyecto, dejarán de prestarte atención. Puedes empezar elaborando un guión de las partes en las que se va a descomponer tu elevator pitch y después ensayando una y otra vez hasta que lo tengas más que interiorizado.

#2 Describe la competencia

Cada negocio es único. Sin embargo, debes pensar en que tu competencia está ofreciendo una solución al mismo problema que tú también quieres solucionar.

Al pensar en la competencia, intenta extraer qué ventajas ofreces sobre ellos. ¿Eres más rápido? ¿Más barato? Piensa en el elemento por el que los clientes te elegirían a ti y no a ellos. Definir los elementos que te diferencian de la competencia te ayudará a reafirmar que tu solución es la mejor y, por lo tanto, a ofrecer una propuesta de valor clave.

#3 Habla de tu cliente

Muchos empresarios caen en el error de definir un público objetivo muy amplio. Cuanto más acotes las características de los clientes a los que te diriges, mayor valor tendrá tu propuesta. Para ello, define elementos como sexo, franja de edad, características, problemas, deseos, etc. Un consejo es que construyas al cliente ideal, es decir, que le pongas cara y nombre.

Pongamos un ejemplo: Marta, 25 años, activa, independiente, nativa digital, no le gusta el trabajo de oficina, con ganas de viajar… Crear una “persona modelo” te ayudará a definir mejor tu target.

#4 Expón el problema

Una vez definido tu público objetivo, plantea cuál es su problema. Debe ser un problema que valga la pena resolver y, sobre todo, que sepas que puedes ofrecer una solución viable y de valor.

Lo ideal es que puedas definir el problema en una o dos frases. Algo claro y sencillo. Si empiezas centrándote en un único problema y más adelante, si se da el caso, quieres abordar otros, tendrás más éxito.

#5 Plantea la solución

Como ves, todo sigue un orden lógico. Una vez que has definido tu proyecto, has hablado de tus clientes y has expuesto su problema, ahora llega el momento de dar la solución. De esta forma, te aseguras de que tu producto o servicio resuelve un problema real y, por lo tanto, las garantías de que los clientes te elijan a ti para solucionarlo se disparan.

Al igual que cuando definiste el problema, con la solución también debes centrarte en una sola intención y no intentar abarcar más de lo necesario.

Si tu elevator pitch contiene todos estos elementos y, como aliciente, eres capaz de describir tu negocio en una sola frase, generarás un alto interés sobre lo que haces y tu visibilidad aumentará. Y recuerda que si te ven, te compran.

Imagen: Team Oktopus / Shutterstock.com
Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram