Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

De acuerdo al Global Cash Index, elaborado por PYMNTS y CardTronics, en México 90% de los consumidores prefieren hacer pagos usando efectivo.

En un mercado que se predice valdrá 17 mil millones de dólares en los próximos años, es importante considerar la cuota de mercado que tienen los pagos en efectivo, que en 2016 llegaba al 26.1%.

Datos relevantes del mercado mexicano

En México existen 37.7 cajeros automáticos por cada 100 mil personas, así como 10.3 sucursales bancarias para la misma población.

Así, el uso de efectivo sigue teniendo un rol vital en la economía mexicana, dominando el panorama financiero.

De esta forma, con el efectivo siendo una forma de pago esencial para la población, los minoristas nacionales e internacionales deben ajustar su estrategia de pago tomando esto en cuenta.

Para gigantes del comercio electrónico como Walmart y Amazon ha implicada usar un sistema de pagos híbrido, que anima a los compradores a pedir bienes en línea pero pagar usando efectivo en ubicaciones físicas, como tiendas de conveniencia.

Amazon, por ejemplo, lanzó en octubre de 2017 su programa Amazon Cash, que permite a sus clientes añadir crédito a su cuenta en línea en más de 6 mil tiendas de conveniencia y farmacias en México.

Walmart, por su parte, instaló más de 2 mil kioskos en sus tiendas físicas, donde los clientes pueden permitir a los clientes a comprar en línea y pagar en tiendas.

La preferencia por el efectivo supera el paso de otras naciones. En el estudio de PYMNTS Global Cash Index: Mexico Edition se descubrió que, entre Estados Unidos, Brasil y México, esta última nación tiene la mayor tendencia en usar efectivo, con 26.1% de cuota de mercado en 2016 respecto a su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que Estados Unidos tiene una tasa de 12.7% y Brasil de 21.4%.

Junto con esta propensión, México es la tercera más grande economía de las tres, con un Producto Interno Bruto de 1.046 mil millones de dólares en 2016.

Además, su crecimiento anual compuesto de 7.6% entre 2016 y 2021 ayuda a predecir que México llegará a 1.470 mil millones de dólares.

Gradual baja en uso de efectivo en la última década

A pesar de que el uso de efectivo ha sido históricamente alto, investigaciones recientes indican que el efectivo ha tenido una baja gradual en la última década.

El efectivo redujo su cuota de mercado en México de 36.3% del PIB en 2006 a 26.1 en 2016.

Sin embargo, el uso de efectivo más alto que otras naciones permanecerá en el futuro. Aunque usualmente esta tendencia baja conforme hay más disponibilidad de tarjetas y pagos digitales, en México la influencia del efectivo será más difícil de disminuir.

La infraestructura bancaria que no cubre las necesidades de toda la población tampoco ayuda. El hecho de que existan pocos cajeros y sucursales, además de una cultura de economía externa a los bancos no ayudará a hacer fácil la transición a otros métodos de pago.

¿Seguirá la tendencia de pagar en efectivo?

De acuerdo al estudio, los retiros en ventanillas bancarias han bajado, de 22.9% respecto a su PIB en 2016 a 9.6% en 2016.

Sin embargo, han aumentado el uso de cajeros automáticos, con un crecimiento de 13.4% respecto a su PIB en 2006 a 16.5% en 2016.

Y aunque el uso de efectivo en México sigue siendo prevalente, sí existe influencia de métodos de pago como tarjetas de débito, crédito, transferencias electrónicas y pagos móviles, entre otros.

Sin embargo, aunque estos métodos de pago han ayudado a disminuir el uso de efectivo en México, la población aún no está lista para adoptar enteramente estos métodos.

Shares