Facebooktwitterlinkedin

La historia de Guillermo del Toro ya es conocida de forma global. Nuestro gran cineasta ha demostrado una vez más de lo que es capaz de expresar a través de su mirada en sus filmes y Pinocchio más allá de mostrarnos la calidez humana, las relaciones familiares y sus aristas complejas además de la vida y la muerte, también nos ha dejado una enseñanza que puede aplicarse al marketing y las empresas.

La historia de Pinocho también se relaciona con las empresas familiares

Esta historia puede adaptarse también a nuestro entorno, a la vida, a los diversos problemas que tenemos en nuestro día a día. Por ejemplo, la idealización y la realidad, eso que queremos y anhelamos y lo que es realmente. Por ejemplo, las empresas familiares. ¿Cómo puede relacionarse? 

Un 80% de las estadísticas señalan que las empresas familiares no sobreviven más allá de la tercera generación. ¿Por qué se da esto? Pues simplemente por que tanto en la empresa como en la familia, inician con una visión compartida; la tentación es actuar por ideales, por pensar en un futuro que puede ser o no, por no planificar y poner la realidad antes que otra cosa. Puede sonar crudo pero es preferible a que años más tarde, el negocio quiebre o se malbarate por cualquier cosa. 

Entonces, ¿la idealización es peligrosa? No, simplemente es establecer objetivos claros, reales y sobre todo, planificar. 

Muchas veces hay familias que ponen en peligro el legado por algo cómo la idealización de lo que debería o podría ser. Se minimizan entonces algunos conflictos que están latentes, esperando por salir, tales como el resentimiento, enojo, frustración, preocupación o miedo. 

Cambios inevitables

Los aprendizajes siempre nos van a dejar grandes cosas para que no volvamos a cometer errores. Es posible que el cambio no siempre será de la mejor forma, ni lo que queremos o que se dé cómo quisiéramos o en las mejores circunstancias y debemos estar atentos y saber cómo reaccionar. 

Hay personas que todavía necesitan aprender, conocer bien el negocio, pues pueden cometer equivocaciones y poner en riesgo el negocio. Pinocho nos enseña que cada cambio trae consigo una enseñanza, que debemos esperar a crecer para demostrar no solo a los demás, sino a nosotros mismos que estamos preparados para afrontar cada desafío. Así como Pinocho, pues aunque lo quisiera con todas sus fuerzas, aún no estaba preparado para ser un niño de verdad. 

Aprendizaje continuo

Así como el grillo escritor decide quedarse con nuestro amigo de madera, por considerarlo su casa pues al cuidarlo, cuida también de su patrimonio, las empresas familiares también ofrecen opciones para desarrollar grandes historias más allá de nosotros mismos. Esto se llama, crear un legado, historias que nos enlazan con las nuevas generaciones en un aprendizaje continuo. 

Puede que a veces pensemos que no encajamos en nuestro entorno, por mostrarnos cómo realmente somos. Durante el rodaje de la película, Del Toro resaltó la imperfección de padres e hijos.

Sin lugar a dudas, Pinocho es una extraordinaria historia que siempre te va a dejar una enseñanza, puede aplicarse a cada una de nuestras actividades y como dijimos líneas atrás, siempre hay que considerar la realidad y compaginarla con los ideales que queremos. 

Imagen: Wikipedia

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram