Facebooktwitterlinkedin

El marketing tiene una gran variedad de ramificaciones, que se enfocan en diferentes verticales de negocios con distintos objetivos, por ejemplo, el marketing de servicios del que ya hablábamos en ocasiones pasadas.

Ahora hablaremos acerca del Marketing Deportivo, qué es y cómo ha evolucionado con los años, hasta convertirse en uno de los más importantes debido al número de consumidores que posee en la actualidad.

Qué es el marketing deportivo

El marketing deportivo es una ramificación del marketing que se enfoca tanto en la promoción de eventos deportivos y equipos, como a la promoción de otros productos y servicios a través de eventos y equipos deportivos.

En esta ramificación del marketing se puede promover un objeto físico o una marca. El objetivo es darle al cliente estrategias para promover el deporte en cuestión o promover algo más que el deporte, pero a través de un disciplina deportiva.

Este tipo de marketing especializado se coloca dentro de la industria del entretenimiento, posicionándose aún más alto que la industria musical. Pero a pesar de ser una ramificación especializada, sus bases e ideas pueden servir para cualquier negocio, sobre todo para aquellas que busquen apoyarse en su promoción.

Y es que los eventos deportivos son fuertemente aceptados y buscados alrededor del mundo: un ejemplo de ello es que fútbol soccer, que para poner en perspectiva, la FIFA, su máximo organismo, cuenta con más países inscritos que la ONU.

El éxito de los deportes como una plataforma para visualización es la máxima exposición en los medios de comunicación con la que cuenta: cada vez que ves un partido de fútbol puedes encontrar publicidad en vallas, camisetas de los jugadores, en pausas comerciales, en los análisis post partido y hasta en el arranque.

Evolución del marketing deportivo

El deporte se ha convertido en una industria prácticamente, que genera entre 480 y 620 mil millones de dólares cada año. Esto incluye la construcción de infraestructura, el dar licencias para productos y los eventos deportivos en vivo.

La industria deportiva en Estados Unidos únicamente constituye dos veces el tamaño de la automotriz y siete veces la cinematográfica.

Las raíces del marketing deportivo en Estados Unidos pueden encontrarse en 1850 y 1860, cuando muchos negocios, notando la popularidad de los deportes, trataron de crear ligas para mejorar sus oportunidades comerciales.

Tras una época de ciertos problemas y nuevas legislaciones para regular cómo se realizaban los deportes, en 1920 el deporte tuvo un nuevo aliado en un medio recién creado: la radio. A través de éste, encargados de marketing de la época, administradores de deportes y otros buscaron integrar el deporte en sus transmisiones.

Top 10: Los instagramers de fitness y deporte con mayor engagement México (2020)

Décadas después, la televisión le dio a los deportes una nueva forma de expandir su presencia en el mercado y una nueva forma a los encargados de marketing de llegar a sus públicos.

En los 60 y 70 esta tendencia a aprovechar los medios creció, más aún cuando se comenzaron a integrar deportistas afroamericanos a diferentes disciplinas, desde el béisbol, pasando por el box, el fútbol americano y otros.

En la década de los 70 comenzó a afianzarse la idea de que los deportistas podían promocionar productos, con Nike, Adidas y Puma siendo los que más aprovecharon esta tendencia.

De los 80 hasta nuestra época, el patrocinio a figuras comenzó a crecer de manera exponencial, con incluso atletas de poca monta ganando contratos que los obligaban a manifestar su preferencia por ciertos productos.

Época contemporánea

En años recientes, el marketing deportivo ha continuado creciendo. En la era del Social Media, cada día más personas ven las transmisiones por medios digitales, además de compartir con sus amigos y familiares los resultados de los mismos por medio de estas plataformas sociales.

La mayor cantidad de tecnología ha creado un universo más centrado en la audiencia, lo cual requiere que los encargados de marketing deportivo desarrollen un marco de referencia dirigido a las audiencias para superar todo tipo de retos al hacer marketing digital.

Efecto de la pandemia en el Marketing Deportivo

Con la llegada de la pandemia una de las industrias que se vio más afectadas fue la deportiva, tanto en México como en el mundo. Según datos de Forbes a junio 2020, al menos 2,000 millones de pesos se perdieron en boletería y consumo en estadios, entre la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) y la Liga MX, esto sin contar pérdidas de otros actores vinculados, como televisión y patrocinadores. Un escenario que empora con las proyecciones de que la recuperación financiera podría demorar 2 años, de acuerdo a algunos especialistas.

Al verse afectada la actividad deportiva, el marketing también lo hizo, tanto en acciones publicitarias como disminuciones de patrocinios. Según la agencia de marketing Two Circles, como consecuencia de la paralización casi total se generará una caída de 37% de la inversión global en patrocinio (17.200 millones de dólares que se dejarán de facturar).

No solo perturbó el deporte y la publicidad, sino a los aficionados que en este contexto ya no asisten a eventos deportivos y han optado por recurrir a Twitter para compartir con otros fanáticos durante emblemáticos encuentros como el Super Bowl.

Acciones para contrarrestar el impacto del COVID-19

¿Hay solución? Claro que sí, en las crisis es cuando surgen oportunidades y podemos dirigir la atención hacia las soluciones que están floreciendo.

La recuperación del sector está enfocándose por el lado de generar contenido online, desde torneos virtuales hasta entrenamientos en casa. Un ejemplo es el trabajo que hizo la Liga MX para dar continuidad al torneo de forma virtual con la eLiga MX y luego sacó Real Manager que convierte a fanáticos en entrenadores.

eLiga MX: el torneo virtual de fútbol mexicano que dará continuidad al torneo Clausura 2020

La clave está en responder con acciones que tengan sentido con la realidad. Esto, por supuesto, tomando en cuenta elementos que pueden aprovecharse como:

  • Nuevos entrenadores y actividades deportivas en casa: el confinamiento originó una tendencia por buscar qué hacer, entre estas ejercitarse y así surgieron nuevos influencers con contenido relacionado que puede patrocinarse.
  • Alianzas: este es un momento clave para relacionar una marca deportiva con otra y unir fuerzas. Por ejemplo prendas con clases de ejercicio online, o deportistas compartiendo su vida saludable con alguna comida ligth en casa.
  • Comunicación reflexiva y alineada a lo que está pasando: las marcas deportivas pueden vincularse con apoyos a la situación actual, como para generar consciencia de cuidarse o hacer donaciones. Un ejemplo fue Nike con una campaña creativa en torno al coronavirus que insta a su audiencia a quedarse en casa.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram