Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Por la vista nace el amor, ¿No es así? Pues, en el email marketing esto al menos sí aplica, puesto que uno de los elementos más importantes que debemos de integrar y configurar dentro de cada campaña de correo es el encabezado, que usualmente vendrá acompañado de una imagen.

El “deber ser” de las prácticas del contenido (tanto en social media como en email marketing) nos diría que toda imagen utilizada debe ser original, pero es claro que esto no es siempre posible.¿Cómo aprovechar los bancos de imágenes para tus newsletters?

Distintas razones por las cuáles usar los bancos de imágenes

Ya sea por limitantes operativas o por presupuesto, la creación y edición de contenido propio se antoja complicado para muchas organizaciones, y es a por ello que surgen los famosos bancos de imágenes.

A grandes rasgos, los bancos de imágenes son uno de los mejores recursos que te vas a poder encontrar en Internet para los fines ya mencionados.

Por su naturaleza, existen los de paga y los que son “gratuitos” o que se rigen bajo las distintas licencias de Creative Commons, que te permiten utilizar dichas imágenes siempre y cuando se cumplan con algunos parámetros como la atribución o mención del autor, por poner un simple ejemplo.

Ahora bien, debo de decirte que tanto los bancos de imágenes gratuitos y los de paga tienen sus bondades y sus puntos en contra, respectivamente.

Los bancos de imágenes gratuitos VS los de paga

En el caso de los bancos de imágenes gratuitos, existen hoy en día bastantes recursos. Desde el buscador de Creative Commons hasta algunas bases famosas como Pexels o Pixabay.

Casi por obviedad, los bancos de imágenes gratuitos tienen como mejor atributo el ser gratuitos (valga la redundancia), y aunque la calidad puede variar de banco a banco, en general podrás encontrar muy buenos recursos.

La contraparte está en que la biblioteca de contenidos normalmente será algo limitada, y no serás el único usuario que utilice la imagen en sí… por lo que ten por seguro que verás repetido el encabezado email en otras newsletters o en otros blogs.

En la contraparte, los bancos de imágenes privados o de paga te ofrecen una biblioteca súper amplia de contenidos, y normalmente estos serán de altísima calidad. 

En sitios como Shutterstock (entre los más famosos por cierto) podrás hacerte de recursos gráficos muy bien trabajados en todas las líneas, en la contraparte de que tendrás que desembolsar por cada uno de ellos (claro está).

Cuéntame, ¿Cuál es el tipo de banco de imágenes que prefieres? ¿Cuál es la razón? ¡Espero tus comentarios!

Shares