Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La Cámara de Diputados aprobó la minuta que expide la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech.

Esta legislación tiene por objetivo regular los servicios que prestan las entidades bancarias a través de medios tecnológicos, así como su organización, operación y funcionamiento.

Ley Fintech es aprobada tras meses de pausa

La Ley Fintech comenzó su camino para ser aprobada como ley en 2017, cuando fue aprobada por la Cámara de Senadores y quedó a la espera de su votación en la de Diputados.

Sin embargo, el periodo ordinario de sesiones finalizó el 15 de diciembre sin que pudiera votarse la ley.

Los Diputados retomaron el análisis y discusión de la ley este año, para finalmente aprobarla este jueves 1 de marzo.

Con 286 votos a favor, 3 en contra y 63 abstenciones fue aprobada esta ley, que también norma servicios sujetos a reglamentación especial que sean ofrecidos o realizados por medios innovadores.

El documento fue remitido al Ejecutivo federal para que sea promulgado y tenga por lo tanto efectos constitucionales.

La Ley Fintech también modifica diversas leyes, entre otras:

  • De Instituciones de Crédito
  • Del Mercado de Valores
  • General y de de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito
  • Para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros
  • Para regular las Sociedades de Información Crediticia
  • De Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros
  • Para Regular las Agrupaciones Financieras
  • De la Comisión Nacional Bancaria y de Valores
  • Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita

Detalles de la ley fintech

La nueva legislación regula a las empresas de financiamiento colectivo, pagos electrónicos y activos virtuales, que son los ejes de negocios como procesadores móviles de pago, préstamos de persona a persona y plataformas de crowdfunding.

Esta ley surgió cuando el Ejecutivo federal envió al Senado de la República el 10 de octubre de 2017, la cual fue aprobada en la Cámara alta el 5 de diciembre de ese mismo año. La Ley está conformada por 145 artículos divididos en siete títulos.

Especifica que para la organización y operación como Institución de Tecnología Financiera (ITF) se requiere autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y éstas deberán difundir la información que permita a sus clientes identificar los riesgos de sus operaciones.

Tendrán que divulgar los peligros de manera clara y sencilla a través de su página de Internet o el medio que utilicen para prestar su servicio, especificando que el activo virtual no es moneda de curso legal y no está respaldado por el gobierno federal ni por el Banco de México (Banxico).

Deberán informar sobre la imposibilidad de revertir las operaciones una vez ejecutadas y la volatilidad del valor de esos activos y los riesgos tecnológicos, cibernéticos y de fraude inherentes.

Informa que las ITF sólo podrán operar con los activos virtuales que sean determinados por el Banxico y éstas deberán estar en posibilidad de entregar al cliente, cuando lo solicite, la cantidad de activos virtuales del que sea titular, o bien, el monto en moneda nacional.

También el dictamen indica que ni el gobierno federal ni las entidades de la administración pública paraestatal podrán responsabilizarse o garantizar los recursos de los clientes que sean utilizados en operaciones que celebren con las ITF.

La ley prohíbe a las ITF vender, ceder o transferir su propiedad, dar en préstamo o garantía los activos virtuales que custodien y controlen por cuenta de sus clientes.

Obliga a las ITF a reportar a la CNBV, a la Condusef y al Banxico aquella información relacionada con sus actividades, así como establecer una metodología para llevar a cabo una evaluación de los riesgos con los que operen.

Precisa que el Banxico podrá imponer multa de 30 mil a 150 mil UMA por realizar operaciones con activos virtuales o divisas, sin contar con su previa autorización, o bien, operar con activos distintos a los determinados por el mismo.

Imagen: CafeCredit bajo CC 2.0

Shares