Copiar enlace

La población digital en México pasó de 96.9 millones a 101.9 millones durante el último año, lo que se traduce como un crecimiento de 5.2 %. Para la Asociación de Internet MX (AIMX), dichas cifras hablan muy bien de la penetración de las conexiones en el país, pero también sobre los retos que aún quedan por enfrentar; particularmente en términos de seguridad y educación.

Actividades realizadas con mayor frecuencia por la población digital de México

De acuerdo a un estudio divulgado por la entidad, estas fueron las principales actividades realizadas por la población digital en México entre 2023 y 2024: enviar mensajes por WhatsApp, Telegram o Messenger; y acceder a las redes sociales.

Entre tanto, las que registraron mayor crecimiento fueron: llevar a cabo operaciones bancarias y transferencias, cuyo incremento pasó de 61.8 a 72 %; y la compra y venta de criptomonedas, que pasó de 4 a 8 %.

Retos que quedan por enfrentar

El primer desafío que queda por enfrentar tiene que ver con reducir la preocupación de los usuarios en torno al robo de datos personales o ser víctima de fraude, que alcanzan a un 82 y un 67 % respectivamente.

El segundo, por su parte, se encuentra vinculado con fomentar el uso adecuado y óptimo de la red.

La llegada del internet al país está por cumplir 36 años

El primer acceso del país a la red ARPANET (antecesor del Internet) se consiguió en 1982 en el Departamento de Computación del Instituto de Investigación en Matemáticas Aplicadas y Sistemas de la UNAM. Esto se le atribuye al investigador de dicha institución Max Díaz.

Y la primera conexión a una red de Internet en México ocurrió durante el último trimestre del año 1988, de la mano del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Para ser más específicos, la institución logró establecer un enlace a la red de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, por su siglas en inglés) por medio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas, en San Antonio. Aunque esta conexión no fue reconocida sino hasta el 28 febrero de 1989.

Por su parte, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) accedió a Internet dos años más tarde (1990), por medio de una conexión vía satélite con el Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Boulder, Colorado.

La adaptación de los negocios

Para explicarlo, se ha utilizado el caso de la Enciclopedia Británica en diversas ocasiones. En 1990, era todo un referente en su ámbito. Sus 32 tomos tenían un coste cercano a los 1.400 dólares y, solamente en Estados Unidos, se vendían unas 100.000 enciclopedias al año. Seis años más tarde, con la desconcertante llegada de Internet y el gran cambio que supuso, esta cifra bajó a 3.000. Fueron duros esos años. Las cosas estaban cambiando y su producto debía hacerlo también si quería sobrevivir.

En marzo de 2012, después de 244 años, se anunció el fin de una era para la compañía: ya no volverían a imprimir la versión en papel de la enciclopedia. ¿Entonces? ¿Cerraron la empresa? Pues no. Se anticiparon y fueron capaces de prever que ese momento podía llegar, así que en 2012 su edición impresa ya solamente representaba un 1% del negocio y la empresa ya llevaba 9 años presentando beneficios de cara a sus consumidores que se sumaran a ellos vía online.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!