Facebooktwitterlinkedin

Google es el principal buscador a nivel global, la fuente a la que los usuarios acuden para validar cualquier tipo de información, incluyendo ubicaciones, clima, tiempo, etc. Por esta razón es el principal foco de las estrategias de SEO de las empresas, para así optimizar su visibilidad.

Sin embargo, los resultados orgánicos en esta plataforma han ido perdiendo protagonismo en los últimos años, a causa del incremento de los resultados procedentes de anuncios, respuestas automáticas y los distintos formatos de featured snippets, entre los que destacan las preguntas frecuentes. Estas preguntas, ofrecidas en cascada al principio de los resultados de búsqueda, se han convertido en una solución muy interesante para resolver dudas relacionadas con la consulta primaria del usuario, pero también en una forma de restar visibilidad y tráfico a los sitios web.

Preguntas frecuentes para la búsqueda «historia de Internet»

Pero el encadenado de este tipo de preguntas frecuentes era, en la práctica, casi infinito. A medida que vas abriendo preguntas saltan otras nuevas, llegando a monopolizar la pantalla. Esta profusión de resultados llevó a muchos especialistas SEO a apostar por el marcado de FAQs relacionadas con consultas populares mediante Schema.org, tratando de aparecer en ellas.

Google limita el despliegue de preguntas frecuentes en los resultados de búsqueda

En el gran ecosistema digital los cambios, así no sean anunciados, nunca pasan desapercibidos, y menos tratándose de uno de los gigantes tecnológicos. Desde este pasado viernes algunos usuarios en la web han estado notando un cambio en los resultados de Google, puesto que ahora figuran menos resultados de preguntas frecuentes en las búsquedas. Uno de los primeros en notarlo fue Mark Barrera, SEO de TrustRadius.

Partiendo del descubrimiento de Barrera, Barry Schwartz, experto SEO y colaborador del portal Search Engine Land, logró arrojar más luz sobre la situación. Con un tweet preguntando si esto se trataría de un bug o algo intencionado consiguió una respuesta por parte de Danny Sullivan, Public Liaison for Search en Google. De acuerdo a la respuesta de Sullivan, la reducción de estas preguntas frecuentes se debe a un cambio consciente que ha realizado la empresa, para establecer un límite máximo de dos preguntas por búsqueda.

Por ahora esta nueva actualización en los resultados de búsqueda no está disponible a nivel global, así que queda esperar que se haga efectiva fuera de Estados Unidos próximamente, aunque aún no hay mayor información oficial sobre este cambio.

Una posible mejora dentro del posicionamiento orgánico

Como mencionamos al comienzo, el posicionamiento orgánico o SEO en la plataforma de búsqueda de Google se ha visto afectado últimamente. Hace unos meses hablamos más a fondo sobre esta problemática de la mano de las estadísticas de Rand Fishkin, experto en SEO. En su estudio pudimos ver como la mayoría de las búsquedas del portal web (64,82%), terminan sin generar ningún clic.

Esta dilución dentro de la efectividad del posicionamiento orgánico en Google, se puede ver fuertemente influenciada por la presencia de anuncios, y también las amplias opciones de preguntas frecuentes. Dichos resultados se llegan a anteponer a los resultados orgánicos de búsqueda, y pueden ofrecer una respuesta rápida a la consulta del usuario, lo que puede terminar por disminuir el interés por acudir a la web para ampliar información. Por ello, la disminución de los resultados ofrecidos en los índices de preguntas frecuentes podría ayudar a optimizar el posicionamiento de los resultados. De tal forma, al realizar búsquedas las preguntas frecuentes ocuparán menos espacio, y por lo tanto permitirán la visualización de más resultados.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram