Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Es un hecho que los bancos tradicionales en México han tenido dificultades para interactuar con los clientes y ofrecerles servicios de alto nivel.

De acuerdo a una encuesta realizada por Gallup, sólo 35 por ciento de los mexicanos que cuentan con una cuenta bancaria afirman que están de acuerdo con que su banco tiene productos y servicios excelentes.

También ese mismo porcentaje cree que realmente no cubren sus necesidades financieras, dejando a las compañías de fintech bien posicionadas para llenar esta brecha.

En este panorama es que el sector Fintech tiene potencial para mejorar los servicios financieros en México.

El sector Fintech en México

En México el Fintech es un sector que crece poco a poco. Se define al Fintech como aquellas empresas que usan la tecnología para brindar servicios financieros de manera eficiente, ágil, cómoda y confiable.

Las empresas Fintech ofrecen sus servicios ya sea a los usuarios del sistema financiero o diseñan soluciones a otras empresas.

En México, las categorías que más han destacado en el sector se encuentran:

  • Medios de pago y transferencias
  • Infraestructura para servicios financieros
  • Créditos a través de plataformas electrónicas
  • Finanzas personales y asesoría financiera
  • Mercados financieros
  • Crowdfunding
  • Insurtech
  • Criptomonedas y blockchain
  • Entidades financieras disruptivas

Recientemente las posibilidades del sector Fintech tomaron un nuevo camino con la aprobación de la Ley para regular las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech, el 9 de marzo pasado.

Con ello se presentó un marco legal para que entidades dedicadas o interesadas en el Fintech tengan una mayor certeza si incursionan en esta área.

El Fintech en México podría mejorar el acceso a los servicios financieros

En este ambiente, el sector Fintech tiene oportunidades si evalúa adecuadamente las carencias de los bancos y genera formas innovadoras de cubrirlas.

Y es que el servicio deficiente no es el único reto que enfrentan los bancos físicos, pues menos de la mitad de los mexicanos tienen una cuenta bancaria.

Además, es poco probable que quienes no están bancarizados abran próximamente una cuenta, en parte debido al bajo número de sucursales bancarias y porque toma alrededor de 42 minutos en promedio para mexicanos que viven en áreas rurales llegar a una.

El gobierno mexicano lanzó una estrategia de inclusión financiera en 2016, que destacaba la importancia de aprovechar la tecnología para apoyar a los ciudadanos no bancarizados.

Bajo este impulso, surgieron algunas opciones que buscan solucionar problemas actuales en el servicio financiero.

Por ejemplo, Albo es una app para smartphones que ofrece servicios bancarios, le da a los usuarios la habilidad de hacer pagos con una Mastercard conectada, tanto en tiendas físicas como en línea, y ver transacciones en tiempo real.

Los beneficios de soluciones como Albo son significativos en un país como México, donde los dueños de smartphones crecieron 35 en 2015. Así, si un usuario olvida su PIN, en vez de tener que hacer un viaje a una sucursal o esperar días a que le envíen una, puede cambiarla instantáneamente en una app.

El potencial completo del sector Fintech se verá en una década, de acuerdo a predicciones de la aceleradora de startups financiers Finnovista, cuando estas soluciones controlen aproximadamente el 30% del sector bancario en el país.

Mientras tanto, la educación tecnológica y el mayor acceso a Internet, sobre todo desde smartphones, podrían cambiar mucho a este sector. ¿O qué opinas? Cuéntanos en los comentarios y en nuestras redes sociales.

Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram