Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Tal vez te haya tocado ya recibir un correo en donde se incluye un email no reply, (ejemplo: noreply@dominio.com); éste no es otra cosa sino un correo transaccional, al cuál -cómo su nombre lo implica- no se le puede responder.

Email no reply… ¿sí o no?

En mi más humilde opinión (con el permiso de la redacción), ésta es una práctica obsoleta de comunicación.

Y es que seguro, dentro de estos mismos correos enviado por un email no reply, te ha tocado ver la leyenda de “no responder a este correo“, lo cuál directamente está desincentivando el propio acto o acción de la comunicación.

Algunas grandes instituciones, cómo las bancarias, siguen empleando este tipo de correos para la notificación de operaciones de sus usuarios; si bien no es lo mejor, hasta cierto punto es entendible… pero no es así con otras (muchas) organizaciones y empresas, que tienen a un email no reply como el emisor de las newsletters.

Lo irónico es que, mientras el correo electrónico sigue una tendencia a ser cada vez más social y dinámico, este tipo de correos siguen estando presentes; y es que esto me lleva a hacer la pregunta obligada, ¿Qué no se supone que lo que se quiere es interacción entre usuarios y marcas?

El 2018 apunta hacia un mayor “grado de conversación” entre usuarios y emisores de newsletters

La verdad, es que si algo marca el 2018 es una alta tendencia a la adopción de un lenguaje más “coloquial” entre marcas y usuarios; es por ello que contar con un emisor identificable cómo “humano” puede asegurar que el usuario -de querer dar respuesta a la newsletter de manera directa- lo haga con la seguridad de que está escribiéndole a un humano y no a un simple correo transaccional. 

Quizás en el plano transaccional o administrativo (cómo en correos de Gobierno, de alguna institución financiera o un corporativo a gran escala) no haya problema en utilizar una de estas direcciones, pero no así con newsletters que buscan la interacción, como en las promocionales o informativas.

En conclusión, aún y si te animas a utilizar un email no reply como el emisor de tus newsletters considera que estarás perdiendo una oportunidad magnífica para realmente generar relaciones cercanas con tus suscriptores; en fin, yo ya te di mi opinión – ¡Mucho éxito!

Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram