Copiar enlace

En el mundo empresarial, el marketing se define como un conjunto de herramientas clave a la hora de captar la atención de clientes potenciales y fidelizar a los consumidores ya existentes.

Sin embargo, el concepto ha tomado varias vertientes más allá de lo estrictamente comercial, existe una rama enfocada en el funcionamiento interno de la empresa: el marketing interno. Aprovechar sus ventajas requiere, en primer lugar, conocer qué es la comunicación interna en una empresa y, a partir de ahí, establecer la estrategia adecuada en función de nuestro modelo de negocio y los objetivos que queremos alcanzar.

¿Qué es el marketing interno?

Como su nombre lo indica, consiste en la aplicación de las técnicas del marketing tradicional dentro de la propia empresa. De esta forma, su principal característica es que está dirigido a los trabajadores y no a los consumidores. Si bien no supone ningún tipo de ventajas económicas directas como lo hace el marketing externo, sus beneficios se evidencian a nivel de la salud de la empresa, ya que incide, de manera positiva, en su funcionamiento.

Los 5 elementos del marketing interno

La puesta en marcha de un plan de marketing interno empresas involucra cinco elementos fundamentales

Los empleados: en marketing interno los empleados asumen el papel de los clientes, en otras palabras, es a ellos a quienes debemos “vender” el producto.

La empresa: corresponde al producto que queremos promocionar. Para ello, tenemos que dar a conocer sus ventajas, presentando a los empleados, sus puntos fuertes, por ejemplo, la cultura organizacional, el ambiente laboral, la flexibilidad y lo que ofrecemos a favor de su desarrollo profesional.

La fuerza de ventas: es el equipo directivo, así como los mandos intermedios de la empresa.

La comunicación interna: entre todos los elementos, sin duda, este tiene mayor relevancia, ya que supone la herramienta para promocionar la empresa. Su efectividad está condicionada a que siga un flujo tanto ascendente como descendente, de lo contrario, es imposible el feedback.

El objetivo final: el marketing interno persigue el incremento potencial de la motivación de los empleados y, con ello, el impulso que la empresa necesita para elevar su nivel de productividad.

Las principales ventajas del marketing interno

Resaltar y transmitir los valores de la empresa e incrementar la satisfacción de los trabajadores, son algunas de las principales ventajas del marketing interno, ejemplo claro de ello es la campaña ejecutada por AXA. El proyecto denominado “pAXApalabra” demostró la importancia de comprar el aprecio que la plantilla siente por la marca.

Otras grandes empresas que se animaron a implementar la técnica en sus diferentes espacios de trabajo son la fundación BBVA, Coca-Cola, Banco Santander y Google. El trabajo conjunto entre la gerencia, el departamento de marketing y el de RRHH, supone la posibilidad de disfrutar de los siguientes beneficios:

Menos rotación de personal: la satisfacción de los empleados aumenta el sentido de pertenencia y las ganas de pertenecer a la empresa, por consecuencia, disminuye la necesidad de nuevas contrataciones y los costes que acarrea.

Refuerzo de la cultura organizacional: los empleados se convierten en embajadores de los valores de la empresa y transmiten los mensajes que queremos hacer llegar al público objetivo y a los consumidores.
Incremento de la productividad: está comprobado, un empleado motivado rinde más en la ejecución de sus tareas. Asimismo, suele ser más creativo y abierto a enfrentar nuevos desafíos.

Desarrollo profesional para todos: la motivación y confianza adquirida se convierten en herramientas prácticas que promueven el crecimiento individual dentro del ámbito laboral.

Captación de talentos: tanto la satisfacción de los empleados, como las mejoras del entorno de trabajo son una forma eficaz de publicidad al momento de atraer nuevos profesionales.

Marketing interno y comunicación interna: ¿una combinación ganadora?

La implementación de estrategias de marketing supone la oportunidad perfecta para que los equipos de comunicación interna puedan crear campañas de comunicación más eficientes, atractivas e impactantes. Esto se debe a que elimina las dificultades de coherencia y consistencia en los mensajes que suelen afectar a las grandes empresas. Conocer los valores que unen al equipo permite no solo la correcta planificación de los proyectos, sino el máximo aprovechamiento del talento y la colaboración de todos por igual.

La competitividad obliga a reforzar el papel del departamento de Comunicación Interna y su protagonismo como estrategia más allá de compartir mensajes dentro de la organización.

En definitiva, el marketing interno mejora la comunicación y promueve una cultura sana en la que todos comparten el compromiso por alcanzar las metas conjuntas. Detectar los síntomas de insatisfacción en los trabajadores disminuye las probabilidades de lidiar con problemas capaces de afectar la imagen de la empresa.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!