Facebooktwitterlinkedin

Lo hemos dicho en varias oportunidades: el consumidor se ha vuelto más exigente con el pasar de los años y espera tener una experiencia completamente diversificada o integrada con las marcas con las que interactúa. Tanto es así, que la  Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) ha detectado que el 97 % de los ellos investiga vía online los productos que compra en tiendas físicas. Esta modalidad también es conocida como efecto ROPO (Research Online, Purchase Offline).

Cómo las marcas podrían sacarle provecho al efecto ROPO

El efecto ROPO (Research Online, Purchase Offline) básicamente radica en la búsqueda profunda a través de internet de un producto o servicio determinado para luego realizar la compra de forma física. De acuerdo a los expertos, esto es parte del comportamiento omnicanal de los usuarios de hoy en día.

Tras analizar esta evolución en el comportamiento de los consumidores mexicanos, la plataforma Infobip compartió cuatro acciones que las empresas o marcas podrían ejecutar para sacarle provecho a esta modalidad:

1. Crear una estrategia multicanal

Es de suma importancia que la empresa o marca ofrezca una experiencia positiva al cliente, independientemente del canal o canales que este decida utilizar para gestionar su compra (estrategia multicanal).

Lo más idóneo, entonces, es establecer un vínculo estrecho entre la tienda en línea y la física, donde los personas puedan comparar los precios de los productos o servicios y terminen por acudir al establecimiento para concretar la compra. De acuerdo a estadísticas, los consumidores que adoptan este efecto gastan alrededor de 33 % más que aquellos que no realizan búsquedas previas por la web.

2. Ofrecer una buena experiencia al consumidor

Muy ligado al punto anterior, pero merecedor de un capítulo aparte: son incontables los beneficios que el comercio electrónico ofrece, sin embargo, una buena parte de los consumidores desea comprobar los detalles del producto antes de adquirirlo, y es por esa razón que acude al establecimiento físico. Con base a esto, se insta a las marcas a ofrecer una buena experiencia del cliente (CX, por su siglas en inglés) por medio de los diferentes canales con los que cuente; pues es en ese punto donde empieza el usuario a investigar, comparar y comprar.

Es imperante recordar que la pandemia de coronavirus cambió el comportamiento de los consumidores: 82 % de ellos compra en línea y el 66 % lo hace por medio de su teléfono inteligente (smartphone).

3. Identificar los factores que inhiben a los consumidores a comprar en línea

Según diversas investigaciones, actualmente existen cuatro factores principales que limitan a los consumidores a realizar comprar por el canal digital. Estos son:

  • Miedo al fraude, en un 50 %.
  • Evitar compartir datos personales, en un 44,4 %.
  • Falta de confianza en los canales de venta online, en un 41,7 %
  • Preferencia por la compra en la tienda física, en un 38,9 %.

4. Ofrecer una experiencia de compra en línea que sea segura

Teniendo claro cuáles son los factores que inhiben a los consumidores comprar en línea, la empresa debería desarrollar estrategias que ofrezcan mayor certeza y conveniencia a estos; tales como:  funciones de opt-in o suscripción a través de mensajería, o utilizar mensajes de texto verificados para informar sobre las diversas ofertas o lanzamientos.

Imagen: Freepik

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram