Tiempo de lectura: 5 minutos
Shares

Tras el referéndum en el que ganó la opción de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, además de la sorpresa que causó en el mundo, existen diversos sectores que se preguntan qué ocurrirá después.

En el caso del eCommerce, área económica muy importante en esa región, también existen dudas e incertidumbres.

eCommerce en Reino Unido: lo que viene

Para tratar de despejar estas preguntas, expertos en eCommerce de esa zona expusieron lo que creen que serán los probables puntos positivos, negativos y oportunidades. A continuación te presentamos este análisis.

Puntos positivos probables

En primer lugar se encuentran los posibles puntos positivos para Gran Bretaña.

Menos leyes y reglas a seguir

Uno de los primeros puntos positivos para Gran Bretaña es que no tendrían que continuar siguiendo directivas de eCommerce creadas en la Unión Europea

Esto podría verse como positivo o negativo, pero sin duda hay un grupo de minoristas que ven estas leyes como algo con poco beneficio.

Sin embargo, este tipo de leyes y estándares también podrían tener su punto negativo, por ejemplo, los costos del roaming en la Unión Europea son bajos para todos sus miembros. ¿Incurrirán en más gastos en Gran Bretaña al no estar bajo estos estándares? El tiempo dirá.

Más ventas en el extranjero

Es muy posible que algunos minoristas tengan más ingresos de inmediato o sean más competitivos debido a la caída de la libra respecto a otras monedas.

Esto se debe a que pueden vender con mayores márgenes o que pueden bajar sus precios para adaptarse al cambio de la libra.

Impacto en los trabajos

Si las grandes organizaciones salen de Londres, esto podría generar que mucha gente con experiencia entre al campo de trabajo. Esto podría resultar en que las empresas puedan encontrar talento fácilmente.

Puntos negativos probables

En segundo lugar se encuentran los probables puntos negativos del Brexit.

El costo del dinero

Las fluctuaciones de la moneda pueden tener un efecto tanto positive como negativo. De la misma manera en que muchas empresas en el mundo, el software que se compra en Gran Bretaña proviene, en un alto porcentaje, de Estados Unidos.

Si la libra está débil, el costo de adquirir este software para los eCommerces se incrementa.

Incluso, para los minoristas que también tienen ubicaciones físicas esto podría significar un doble impacto, pues muchos tienen que adquirir productos en el extranjero, así, los costos por esos bienes y el costo operacional se incrementará para muchos.

Leyes que sí resolvían problemas

Aunque muchos en Gran Bretaña llegaron a quejarse de cuestiones como la Ley de Cookies, la Directiva de eCommerce y otros, es un hecho que si estas leyes fueron creadas por la Unión Europea se debió a que el gobierno de Reino Unido no fue proactivo para resolver estos temas.

La Unión Europea se ha caracterizado por buscar estar al día en cuestiones digitales, donde obviamente el eCommerce se beneficia de esta inversión en la resolución de problemas inherentes a este negocio. Pero fuera de la UE, Gran Bretaña no tendrá este beneficio.

Confianza entre los consumidores

El hecho de que Gran Bretaña no esté en el Brexit puede traer una gran crisis de confianza entre los consumidores. Si los clientes no compran, los eCommerces obtienen menos ganancias. Esto a su vez causaría menos márgenes absolutos.

Si ocurriera esto, el Brexit podría detener la economía de Gran Bretaña y enviarla quizá a una recesión, con el choque a los negocios y la confianza del consumidor que podría causar.

Los menores márgenes podrían causar menos oportunidades para contratar personas talentosas, menos capital para invertir en marketing para crecer y menos para crear e innovar.

También existe el punto de la confianza desde un punto de vista de contratación y la geografía. Muchas empresas de tecnología no tienen la barrera de dónde se encuentran ubicadas, pues no es difícil mover una compañía digital de un país a otro.

Pero si Gran Bretaña no atrae a personas de todo el mundo, si no parece el mejor lugar para sentirse en casa, otros países sí tendrán la posibilidad de atraer a esos talentos y empresas.

Posibles oportunidades

Finalmente, se encuentran algunas posibles oportunidades.

GB como corazón del eCommerce

Actualmente Gran Bretaña tiene una muy buena reputación como uno de los países con más actividad en eCommerce.

Gran Bretaña podría aprovechar esta situación para venderse como el corazón del eCommerce mundial, enfatizando hechos como el uso del inglés, que en esa zona existe familiaridad en vender en diferentes monedas y adaptarse a múltiples idiomas, así como un fuerte historial en B2B y B2C.

Lo que ha faltado ha sido un empuje formal para posicionar al país como un líder mundial. Se cuenta con excelentes minoristas, marcas que ya son líderes mundiales. Sólo hace falta hacer el esfuerzo.

Gran Bretaña como el hogar de negocios tecnológicos

Otra posibilidad, que requeriría mayor esfuerzo y liderazgo, podría ser convertir a Reino Unido en el destino de compañías de tecnología.

Los proveedores de tecnología han tenido algunos problemas en el pasado con las reglas de la Unión Europea. Sean estos problemas reales o no, le dan a Gran Bretaña la oportunidad de ofrecer una cultura amigable a la tecnología, reglas menos severas, etc.

Retomar las reglas que mejor funcionen para Gran Bretaña

Aunque el voto para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea fue relativamente rápido, hay que tomar en cuenta que aún existe un lapso antes de su salida (hasta dos años), lo cual da margen para negociar.

Gran Bretaña podría tratar de retener algún tipo de participación en las iniciativas digitales de la Unión Europea.

Y si esto no es posible, sin duda sería útil tratar de emular las iniciativas que sean útiles en Gran Bretaña y desarrollar nuevas que tengan beneficio para el mundo digital en general y el eCommerce en particular.

niroworld / Shutterstock.com
Shares