Facebooktwitterlinkedin

Las redes sociales son una maravillosa herramienta de interacción entre clientes y negocios, sin embargo hay muchos factores importantes a considerar en su manejo debido a que la exposición en estos medios es muy alta y cualquier error puede ser rápidamente masificado, hacerse viral e incluso tener consecuencias fatales. Aparte de los errores de comunicación, algunas prácticas pueden hacernos perder la batalla contra el algoritmo y que nuestros esfuerzos de marketing no se aprovechen adecuadamente.

Por ello, hoy hablaremos de las redes sociales desde un enfoque compartido por Napse, acerca de las estrategias que son efectivas y el valor de estos espacios donde conviven las personas, los creadores de contenido y empresas de todos los tamaños, con el fin de poder explotar al máximo esta ventana comunicacional.

Qué debemos saber de las redes sociales para usarlas de forma estratégica

“Lo mejor de las redes sociales es que están disponibles para todos”, explica Marisol de la Fuente, Gerente de Marketing de Napse, además no requieren grandes inversiones para ejecutar una estrategia comercial en ellas, “cualquiera puede hacerlo y lograr buenos resultados, desde un pequeño emprendedor hasta una gran empresa”.

Para usar las plataformas sociales como aliadas del marketing y aprovecharlas bien hay que definir algunos pasos:

  • Definir el objetivo: identificar para qué se usarán estos canales de comunicación, bien sea generar nuevos clientes, brindarles atención o crear comunidad, entre otras metas. En base a esto se debe trabajar la estrategia de contenidos, así también las métricas que marcarán si la ejecución es exitosa o no.
  • Seleccionar en qué redes sociales se ejecuta la estrategia: no cualquier lugar es el indicado para todas las marcas. Lo ideal es analizar las características de la empresa, su lenguaje, su personalidad, su voz. Cada plataforma tiene un lenguaje específico, un código propio, y a este debe parecerse el mensaje a dar.
  • Definir el target: “el cliente que tiene un perfil específico y que podrías describir como si fuera un amigo, una persona real con nombre, es lo que en marketing llamamos “Customer Persona”, explica de la Fuente. A este cliente potencial hay que definirlo y evaluar de qué habla, qué contenido consume, con qué interactúa y qué estrategias efectivas han hecho otros para un perfil similar.
  • Elaborar contenido para lo que buscan las personas: informarse, entretenerse o inspirarse a través de las redes es lo que más buscan quienes acceden al social media. Por ello los contenidos deben aportar valor relacionado a eso. Aquí es distinta la actitud de un usuario de redes vs quien hace una búsqueda en Google para adquirir un producto; a quien “sí podemos hablarle de promociones, precios y beneficios”.
  • Evaluar constantemente la estrategia y mantener la flexibilidad en los equipos de Marketing y Comunicación. “No hay recetas mágicas, ni algoritmos tiranos. Crear valor es un tema de consistencia, coherencia y persistencia, todos elementos fundamentales para crear credibilidad y comunidad”, resumió la Gerente de Marketing de Napse.

Como un extra puedes acompañar las acciones con facilidades para los consumidores que mejoran su experiencia y la posibilidad de la recompra. Por ejemplo, atender la venta desde los chats y tener la opción de pago por link.

Do y Don’t de las estrategias en redes

Aunque pareciera que todos hacen lo mismo y que cualquiera de nuestras acciones nos conseguirá seguidores, algunas prácticas generalizadas son malos hábitos. Aquí una guía de lo que sí y lo que no debes hacer en redes sociales:

Los “do” de las redes sociales:

  • Crea contenido original e interesante para los usuarios.
  • Usa imágenes de buena calidad.
  • Aplica hashtags y etiquetas con moderación.
  • Crea contenido que permitan la interacción.
  • Revisa los comentarios/mensajes frecuentemente y respóndelos.

6 normas básicas para usar contenido externo en redes sociales… sin morir en el intento

Los “don’t” de las redes sociales:

  • Invadir con hashtags y etiquetas todos tus mensajes.
  • Publicar imágenes de poca calidad o que violan derechos de autor.
  • Realizar sorteos que obligan a los usuarios a replicar una excesiva cantidad de consignas.
  • Seguir muchas cuentas con el único objetivo de que te sigan de vuelta.
  • Ignorar o dejar sin respuesta comentarios y mensajes.
  • Publicar contenidos exactos en todas las plataformas.
  • Mostrar contenido solo de productos o servicios de la marca.

Imagen: John Hain en Pixabay

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram