Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La transformación digital no es una tendencia, es una revolución que favorecerá a los negocios y, como en la ley de Darwin, quién más rápido se adapte al cambio más rápido podrá subsistir.

Esta transformación solo se puede abordar con una arquitectura tecnológica del siglo XXI y eso implica transformar todos los procesos de la compañía para soportar el modelo digital que están demandando los nuevos negocios.

De esta adaptación a la demanda tecnológica actual depende la retención y adquisición de nuevos clientes informados y demandantes que saltan entre las diversas opciones que les presenta el mercado con la misma rapidez que se realiza una compra en Internet. En este video te explicamos las claves para conseguirlo.

Transformación digital e eCommerce, alianza indivisible

El eCommerce es uno de las habilitadores primordiales y fundamentales de la transformación digital que las industrias están aprovechando para potencializar su crecimiento.

Por ello, cuando hablamos de querer migrar nuestro negocio y abrir un nuevo canal de comercialización digital, nos estamos refiriendo en realidad a la transformación de los procesos a estas nuevas tecnologías para ofrecer al cliente una experiencia igual de satisfactoria como la presencial, pero con la comodidad de poder llevarlo a cabo desde cualquier sitio que él desee.

¿Qué procesos modificar para la transformación digital?

Es la pregunta frecuente cuando se inicia la planeación de un proyecto de esta envergadura.

Estos deberán de ser todos los que necesariamente interactúen con nuestro nuevo canal de ventas: inventarios, catálogo, almacén, logística, legal, finanzas y mercadotecnia.

Será crucial la automatización de los procesos, la integración de la cadena de valor empresarial, unificación de inventarios, proveedores, logística, estrategias de marketing digital, activar recompras, generar tráfico a portales específicos, entre otros objetivos, son conceptos que el comercio electrónico necesita para ser exitoso.

La necesidad y el valor de transformar digitalmente a la empresa a las cabezas de los negocios impresiona por el conocimiento exhaustivo del comportamiento de los clientes y prospectos que puede proporcionar no sólo a qué hora entra una persona, qué recorrido realiza, o cuánto tiempo permanece en cada sección, sino que hay herramientas que ayudan a automatizar ciertos eventos y así mejorar también la experiencia del cliente.

El cambio hacia una era digital implica la necesidad de contar con una buena presencia de marca online y un fuerte canal de ventas en línea que mantenga al negocio vigente, competitivo y adaptado a las nuevas necesidades. 

Es un camino arduo y largo pero que bien planeado, implementado y consolidado puede dar a los negocios buenos ingresos que no obtendrían por otros canales.

Además, esta transformación está promoviendo:

  • El eCommerce, que supone la base de casi toda la economía digital.
  • El mobile que supone un eje transformador que está creando un nuevo tipo de usuario que hace prácticamente todo a través de su smartphone.
  • Lo social, todos estamos conectados a través de las redes sociales.
  • El Internet de las Cosas, cada día más presente en mayor número de productos.
  • La data, que hace posible el conocimiento del usuario mediante información.

La transformación digital es revolución, las revoluciones duelen y cuestan, pero al final, son necesarias para la evolución.

Shares