Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Cuando un usuario llega a cancelar una suscripción, se ha perdido mucho más que un correo; venga, no se necesita ser experto para entender que un opt-out es el peor resultado que puede llegar a tener una campaña de email marketing.

¡Por favor, no vayas a cancelar la suscripción!

Aunque no es el fin del mundo, cuando un usuario pide cancelar su suscripción a tu base de datos hay que tomarlo como una señal importante, de la cuál hay que tomar cartas en el asunto (mucho más si este número comienza a aumentar).

Cancelar la suscripción puede ser sólo el síntoma de una deteriorada relación con tu suscriptor, el cual potencialmente pudo haber sido tu comprador. Esto puede significar varias cosas: desde estar llenando de hartazgo a tu audiencia, hasta fallar en proveer de contenido interesante a la misma.

Aunque no guste en nada, en este proceso el usuario decide no recibir más comunicaciones por email del emisor (o sea, tú… potencialmente), y pide que se le remueva de la lista. De hecho te debo de advertir que, legalmente, es requerido que proveas una manera clara y precisa de cómo cancelar una suscripción en cada correo que tú envíes.

La fatiga de las listas email

Resultados del estudio de MarketingSherpa. Se detallan las principales razones por las cuáles un usuario llega a cancelar la suscripción a una lista de envíos email.

Resultados del estudio de MarketingSherpa. Se detallan las principales razones por las cuáles un usuario llega a cancelar la suscripción a una lista de envíos email.

Verás, el email marketing funciona sólo cuando no se abusa del medio. No son pocas las investigaciones que demuestran que los usuarios tienden a cancelar la suscripción a una lista de email marketing porque en general, recibieron muchos correos.

Uno de los más recientes estudios de MarketingSherpa sostiene lo anteriormente mencionado. Según el estudio (realizado a finales del año 2016), 26% de los encuestados (es decir, 1 de cada 4) buscó cancelar la suscripción de una lista email porque “recibían demasiados correos“:

Cómo se puede ver en la ficha, el contenido de los emails también es un factor decisivo para que el usuario decida cancelar la suscripción. Literalmente, es 1 usuario de cada 5 el que decide darse de baja si el correo era irrelevante, si estaba demasiado enfocado a la venta o, simplemente si el contenido era aburrido o repetitivo.

En resumen, todo lo anterior se puede resumir en una denominación, que podríamos interpretar cómo la “fatiga de la lista email“. Cuando esto llega a suceder, quizás es hora de hacer una buena limpieza para mantener bases saludables y calidad de contactos (de esto te hablaré en otro artículo).

Cuéntame, ¿Te ha sucedido? ¿Cómo has resuelto este tipo de situaciones? Espero tus comentarios, y por supuesto, no dejes de visitar Mittum.

Imagen: ShutterStock
Shares

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram