Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Todavía recuerdo la urgencia de los minoristas por aventurarse en el mundo de las aplicaciones móviles, cuando el boom de Uber y Airbnb en el país parecían dictar tendencia y mostrar que podían ser una manera no solo novedosa, sino lucrativa de hacer comercio electrónico. ¡Falacia!

Con esto no quiero decir que las apps no sirvan o no generen ingresos, pero es un hecho que ni todos los ecommerce necesitan de una app para vender ni es necesariamente una app la mejor respuesta a sus problemas de rentabilidad (de ahí que Amazon haya demorado tanto en sacar su app transaccional).

Calcular el ROI de tu app transaccional: cómo hacerlo correctamente

Desarrollar, alojar y mantener una aplicación de alta calidad es costoso. Por lo tanto, no debe sorprender que, aquellos que se aventuraron a realizar alguna app sin antes calcular números de su inversión vs. sus posibles ingresos, ahora se pregunten si está dando sus frutos.

Si bien existen formas absolutas de calcular el ROI de las aplicaciones, hay mucha ambigüedad a considerar, especialmente cuando se trata del sector minorista.

Lo que necesitas medir para calcular el ROI de tu app transaccional

Ingresos Tangibles

  1. Inversión de la aplicación

La inversión para crear y ejecutar una aplicación conlleva por lo menos lo siguiente:

  • Costo del desarrollo inicial de la aplicación: el costo de los recursos internos o los honorarios de la agencia de desarrollo.
  • Costo de la publicidad de la aplicación: colocaciones de medios y anuncios pagados en varios canales de marketing, etc.
  • Costo de mantenimiento y optimización de la aplicación: recursos dedicados a corregir errores y continuar las mejoras de la aplicación.
  • Costo del marketing de aplicaciones: recursos humanos dedicados a aumentar el compromiso con la aplicación a través del marketing de aplicaciones móviles (notificaciones push, mensajes en la aplicación, etc.)
  • Costo de los productos utilizados para admitir aplicaciones: plataforma de marketing móvil, análisis, atribución, etc.

Tener acceso a conocimientos profundos sobre los usuarios de la app puede mejorar en gran medida la efectividad de las campañas de marketing, aumentando la retención de usuarios y las tasas de conversión. Esto proviene de invertir en una plataforma robusta y efectiva de marketing de aplicaciones móviles.

  1. Ingresos generados por tu aplicación

Una vez que tengas una comprensión firme de la inversión general que necesita una app, es hora de analizar su impacto. Obviamente, si realizas un seguimiento de las compras realizadas a través de tu aplicación, puedes usar tu sistema analítico o de ventas para generar un número de ingresos. Otra forma de hacerlo es responder las tres preguntas a continuación:

  • ¿Cuántos usuarios activos (o clientes) diarios o mensuales tienes?
  • ¿Cuál es su lifetime value?
  • ¿Cuál es el ingreso total generado por tu aplicación móvil?
  • ¿Cuál es el CAC (costo de adquisición de clientes) en tu app?

Ingresos Intangibles

Si bien analizar los ingresos generados es muy importante para determinar el ROI de tu aplicación, es una tontería pasar por alto los intangibles. Estas son todas las formas inconmensurables de cómo una aplicación beneficia a tu empresa. Algunos ejemplos de los intangibles:

  • Compradores influidos: tu aplicación debe ser un destino para los clientes donde puedan interactuar plenamente con tu marca, de modo que, incluso si no convierten durante la sesión, la marca y app permanezcan en su mente. Si bien no siempre los ingresos se acreditan directamente en tu aplicación, no cabe duda de que juega un papel en la conversión.
  • Participación en el programa de lealtad: aunque no lo creas, las aplicaciones bien hechas son las nuevas tarjetas de fidelización. Tener tu tarjeta de lealtad ligada directamente a tu aplicación hace que sea mucho más fácil para los clientes ver los beneficios y cosecharlos, lo que los hace mucho más propensos a convertirse en clientes de alto valor.
  • Conciencia de marca: afrontémoslo, el móvil es el presente y el futuro. Tener una aplicación significa que estás sintonizado con lo que rápidamente se está convirtiendo en la preferencia de compra del consumidor: el móvil, pero como cualquier canal, tiene sus retos y es necesario conocerlos antes de aventurarse.

Al igual que cualquier otro canal de marketing, comprender el ROI de tu aplicación ayuda a garantizar que no solo se establezcan puntos de referencia para el éxito, sino que pueda ser optimizada de acuerdo con las prioridades únicas del negocio.

Para poder calcular realmente el ROI de tu aplicación, necesitarás además una vista en 360° de tu consumidor omnicanal para que puedas comprender realmente el impacto que estos “momentos móviles” están teniendo en tus ingresos y en la retención generales.

Shares