Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Aunque quienes publican contenidos están preocupados respecto al software de bloqueo de anuncios y lo que está causando en sus negocios, quienes están creando y comprando los anuncios (marcas y agencias) no están preocupados.

Agencia: publicidad y privacidad, tema que sí discutimos

El jefe creativo de RAPP Estados Unidos, Frank Iqbal, afirmó que aunque la privacidad es algo que muchos en la agencia de publicidad están discutiendo, nunca ha escuchado a clientes o marcas hablar de los bloqueadores de anuncios específicamente. Las marcas, aparentemente, no están sintiendo ninguna consecuencia. O al menos, no aún. Con el anuncio de que la nueva versión del sistema operativo iOS, de Apple, permitirá bloqueadores de anuncios, las marcas podrían reaccionar a esta tendencia.

Un ejecutivo de una marca también afirmó que su empresa no está pensando mucho acerca del asunto de bloqueo de publicidad. Sin embargo, se espera que otras opciones, como compartir los ingresos y opciones de afiliación en cuanto a los anuncios se volverán más importantes en el futuro y el bloqueo acelerará este proceso.

Pérdidas por bloqueo, dato escondido

El ejecutivo afirmó que más marcas todavía se preocupan acerca de llegar a ciertas cifras, así que si se llega a ciertas metas de impresiones y hay suficiente clicks por millar, probablemente no notarán lo que el bloqueo de anuncios está causándoles. Si estos números comienzan a bajar, una marca podría hacer preguntas al respecto. Pero lo importante es si los que publican contenidos tendrán que reportar métricas y datos de anuncios o responder cómo planean aproximarse a estos cambios. Un jefe de marketing de otra marca también explicó que hay preguntas que deberían hacerse sobre el bloqueo de anuncios, pero para muchos no están en el radar.

Bloqueo de anuncios, más dañino para editores

La batalla es más frágil para los editores de contenidos, muchos de los cuales temen una erosión de los ingresos de publicidad conforme los bloqueadores de anuncios se vuelven más populares. Algunos han llegado al grado de bloquear el contenido para los usuarios que usan estas herramientas para no ver publicidad, por ejemplo, el Washington Post tomó esta medida. Otra empresa de contenidos, la cadena británica de televisión ITV, rechaza a quienes bloquean anuncios. Otros han optado por modificar las URLs o los códigos de los anuncios directamente en las páginas para que los bloqueadores no funcionen. Para Iqbal, el actual bloqueo de anuncios es en parte responsabilidad de los anunciantes, que por años han bombardeado a la gente con mensajes irrelevantes.

Aumenta bloqueo de publicidad

El bloqueo de publicidad está ganando popularidad en el mundo. De acuerdo a PageFair, 144 millones de usuarios usaron bloqueadores en 2014, comparado con 21 millones que lo hacían en 2010. AdBlock Plus, uno de los softwares más populares afirma tener 2.3 millones de bajadas a la semana. De acuerdo a un ejectuvio en la industria de la belleza, necesita iniciarse la conversación sobre cómo los bloqueadores de anuncios van a empujar a las marcas y agencias a nuevos caminos, en una evolución de la Publicidad 1.0 a 2.0. Si esta práctica se vuelve general, ¿qué opciones y qué evolución sufrirá la publicidad en web? Iqbal afirmó que las agencias y las marcas deberían revisar la calidad de sus contenidos y hacer que valga la pena no usar bloqueadores. Lo que sí es verdad que existe un cambio hacia la cultura de poder optar por cierto contenido, en lugar de tener que consumirlo por default. Las marcas deberían interactuar lo suficiente con sus consumidores para que acepten ver la publicidad, enfocándose en Social Media o Search Marketing, pues ambas vías son ejemplos de formas en que los usuarios optan por ver ciertos contenidos.

Shares