Copiar enlace

La propaganda es una herramienta de la comunicación presente en nuestra sociedad a través de gobiernos, marcas, políticos y hasta en la educación. Sin embargo, los mensajes de propaganda negativa en México buscan cambiar la opinión pública y manipular con un propósito específico.

Especialistas debaten qué define a una propaganda

Según los especialistas que participaron en El Ejercicio de la Propaganda en México, un evento organizado por la Asociación Mexicana de la Comunicación (AMCO), es crucial que el receptor de un mensaje sepa verificar qué es esencial y qué sirve para sus organizaciones. Además, dieron 8 puntos para evitar la propaganda negativa en las campañas publicitarias.

Erika Ruiz, investigadora del Colegio de Investigación y Docencia Económica (CIDE); Beata Wojna, exembajadora de Polonia en México y catedrática en temas de política internacional; y Rodrigo Pacheco, periodista de negocios, participaron en este evento. Ellos acordaron que la propaganda, aunque a menudo asociada a situaciones negativas, es simplemente una herramienta de comunicación para persuadir la opinión pública.

En los países con mayor respeto a la libertad y la democracia, suele haber más crítica hacia la propaganda desde el poder, es decir, desde los gobiernos. Rodrigo, Beata y Erika determinaron que la propaganda está siempre buscando el poder, por eso es necesario comprenderla para no ser manipulado.

Cómo evitar la propaganda negativa en méxico

Para evitar caer en la propaganda negativa, los especialistas ofrecieron 8 puntos clave:

  1. Hablar antes de que otros lo hagan: Los comunicadores deben atreverse a hablar primero, sabiendo cuándo y cómo hacerlo.
  2. Definir lo real e importante: Las compañías deben buscar en fuentes primarias y no replicar otros medios.
  3. Decir la verdad: Comunicar sin opacar ni cambiar la verdad.
  4. No temer a diferentes métodos y canales: Entender que la comunicación es la misma aunque cambie el canal.
  5. Agilidad para percibir y contrarrestar mensajes: Es vital tener rapidez para percibir mensajes y contrarrestarlos.
  6. Comprender el rol de los medios de comunicación: Reconocer que son la base de la opinión pública y las democracias.
  7. Crear estrategias de comunicación eficaces: Enviar mensajes rápidos y evitar errores.
  8. Reconocer siempre al receptor: Entender que siempre hay alguien escuchando o leyendo y absorbiendo la propaganda.

Finalmente, la propaganda es un instrumento que continuará siendo parte de nuestra vida cotidiana. Por ello, las empresas y comunicadores tendrán que definir los mensajes, traducirlos y explicarlos a las organizaciones para que puedan aprovechar sus entornos sin alarmarse o sentirse ofendidos.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!