Facebooktwitterlinkedin

Escribir un artículo sobre tendencias en eCommerce y marketing para 2022 es más arriesgado que irse a dar un paseo por el desierto en camiseta de tirantes, bermudas, sin agua y con el único alimento de una caja de polvorones. Para no fallar, hay dos categorías  de artículos de este tipo: a) los que cuentan como tendencia cosas que ya suceden, con frases del tipo «el número de compradores seguirá aumentando» y b) los que se inventan 10 cosas con la idea de que es difícil no acertar una o dos de diez.

Aguerrido articulista agonizando en el desierto. Los polvorones ya se los ha comido

Si algo nos han enseñado el 2020 y el 2021 es que las previsiones pueden volar por los aires más deprisa que lo que tardaba en desaparecer el papel higiénico de los supermercados en marzo de 2020. No es menos cierto que, en lo referente al eCommerce, 2020-2021 ha sido un periodo en el que las tendencias en eCommerce y marketing que ya existían se han acelerado por la pura necesidad de los consumidores de seguir comprando y de los comercios físicos de seguir vendiendo (=perogrullada) en un escenario de confinamientos primero y restricciones o limitaciones de aforo después.

Pero el deber es el deber, así que saco la bola de cristal, el tarot, los datos macro, los micro, los estudios de geopolítica, los informes sobre eCommerce y los consejos de mi mamá («nene, no te metas en líos») y me lanzo a la aventura.

-Mira, el Metaverso. -Un poco pequeño, ¿no?

10 tendencias en eCommerce para 2022 que podrían hacerse realidad

1.  El 5G se extenderá y con él llegarán nuevas herramientas

Si hacemos caso de lo que nos dicen las operadoras de telecomunicaciones, 2023 debería ser el año del despliegue del 5G de verdad, al menos en todos los núcleos de población importantes. Eso no sólo supone más velocidad de conexión en los móviles, sino que abre la puerta a un mundo de herramientas que sencillamente son imposibles de implantar con las redes 4G.

La idea es que si las operadoras quieren rentabilizar la inversión necesitan mucho tráfico en 5G, y lo mismo sucede con las centenares de empresas tecnológicas que tienen herramientas preparadas pero que ahora mismo sólo están al alcance de las grandes compañías.

5G significa tener un montón de nuevos servicios en tiempo real, especialmente los relacionados con cinco tecnologías: la realidad aumentada, la realidad virtual, el reconocimiento de imágenes y voz, la inteligencia artificial y el Big Data. El 5G hará que todas estas tecnologías sean más accesibles para los pequeños negocios, que comenzarán a contar con herramientas de marketing mucho más poderosas que permitan, esta vez sí, un omnichannel de verdad y no un sucedáneo.

2. O te pones las pilas en sostenibilidad, o mueres

Por mucho que los «líderes» mundiales se dediquen a arrastrar los pies en las sucesivas Cumbres del Clima, la percepción de que o hacemos algo o nos vamos a la m  tenemos un futuro muy negro está calando cada vez más hondo en la sociedad, especialmente entre los más jóvenes, que serán jóvenes pero no idiotas y saben que les queremos dejar (nunca mejor dicho) el marrón.

La sostenibilidad es ya una tendencia en marketing y será sin duda una de las tendencias en eCommerce y marketing para 2022.  Vete olvidando el packaging de plástico (el plástico de burbujas en tus paquetes es el mal), incluye en las fichas de producto de tu eCommerce información sobre el origen de lo que vendes, cómo reutilizarlo y reciclarlo y vete pensando en montar una calculadora de emisiones de CO2 y en cómo reducirlas, porque tus clientes van a valorar todo eso, y mucho.

3. Upcycling, vintage, segunda mano… la reutilización al poder

Muy ligado al punto anterior pero merecedor de un capítulo aparte, el upcycling y los artículos de segunda mano (vamos, la reutilización) están pegando muy fuerte y serán sin duda otra de las tendencias en eCommerce y marketing para 2022.

4. Tenemos crisis de suministros para rato

Lo cual es una mala noticia para quienes no quieren acumular stock. Estamos en una situación en la que las materias primas escasean porque a) la pandemia sigue, especialmente en los países en los que se extraen, procesan o fabrican las materias primas, lo que ralentiza la producción, b) la gente ha gastado mucho menos durante la crisis del covid y hay un montón de dinero esperando a ser gastado, lo que dispara la demanda y c) tenemos un enorme atasco logístico que va a tardar meses en solucionarse.

A esto súmale que en China tienen problemas para tender la demanda eléctrica y muchas fábricas tienen que trabajar a medio gas. La tormenta perfecta.  Por tanto, no vas a poder servir muchos productos en 24 horas porque no los tendrás disponibles y harías bien en implantar en tu eCommerce un sistema de reservas de producto. Al menos durante el primer semestre del año, la gente no va a poder comprar lo que quiera, sino lo que haya disponible.

5. Los productos asiáticos ya no son TAN baratos… y van a serlo menos

Sencillamente porque el coste del transporte marítimo en contenedores se ha multiplicado por 10 y no parece que vaya a bajar a corto plazo, además de que estamos en un punto en el que la demanda supera a la oferta por las razones ya expuestas en el pasmoso punto anterior.

Los negocios de eCommerce con proveedores de China y el sureste de Asia pueden pasarlo bastante mal al menos en la primera mitad de 2022, pero muy especialmente quienes se dediquen al dropshipping. A todo esto súmale que el crecimiento económico de estos países sigue muy fuerte, lo que también presiona a los precios al alza. Habrá muchos artículos de importación que quizá ya no te compense vender. 

6. Vuelta al producto local y kilómetro cero

Por lo ya expuesto sobre sostenibilidad, disponibilidad de producto y coste, el producto local vuelve a ser competitivo y además, demandado. Una de las apuestas más firmes en tendencias en eCommerce y marketing para 2022 es el auge de los productos de proximidad, y no sólo en alimentación. Harías bien en empezar a buscar proveeedores más próximos y reorientar tu negocio, no sólo por los problemas de suministros, sino también porque el consumidor mira cada vez más de dónde viene el producto que compra.

7. Logística de última milla: Houston, tenemos un problema

Más bien tres problemas:

  • Las condiciones laborales de los repartidores y los empleados de las plataformas logísticas tendrán que mejorar, primero por los cambios introducidos por la «Ley Rider» y además porque cada vez menos gente quiere esos trabajos y ya hay más oferta que demanda de estos puestos.
  • La implantación de zonas de bajas emisiones en las ciudades, de las que en principio los vehículos de reparto están exentos, acabará afectándoles. Si las ciudades quieren cumplir con los nuevos estándares de calidad del aire de la UE no pueden permitirse tener sus centros urbanos plagados de furgonetas y camiones de reparto diésel. De momento los únicos vehículos de transporte de mercancías 100% eléctricos son pequeñas furgonetas con menos capacidad que las que se utilizan actualmente y autonomía muy limitada.
  • El incremento de la demanda en eCommerce está haciendo que las empresas de reparto cada vez apuesten más por los puntos de recogida. Eso permite acortar las rutas y descargar muchos paquetes en el mismo sitio. Si tu cliente quiere que le lleven el producto a su puerta, es más que probable que tenga que pagar un extra.

8. ¿Adiós a los envíos gratis en eCommerce?

Muy probablemente, al menos si no te compran cantidades suficientemente grandes como para que el margen te permita absorber los costes de envío. Las tarifas de envío ya han subido y lo seguirán haciendo en 2022, haciendo inviable el envío gratuito para todo (que ya casi nadie usa) o para compras superiores a 30-40 dolares, que hasta hace poco era lo habitual.

Muchos grandes del eCommerce ya están adelantando lo que será una de las tendencias más marcadas en eCommerce y marketing para 2022: envíos gratis a partir de 100 dólares de compra o más (ya he visto eCommerces grandes que exigen hasta 200 dólares de compra para tener envío gratis) o bien sólo para clientes que paguen un extra (tipo Amazon Prime). E incluso, no hay envío gratis de ninguna clase.

En un escenario de pandemia como el que seguimos viviendo (y todo hace indicar que seguiremos en 2022) muchos consumidores están dispuestos a pagar porque les lleven sus compras a casa para evitar aglomeraciones y permanecer en espacios cerrados. La gran pregunta es si en un escenario post-pandemia los supervivientes querrán pagar más por comprar online cuando pueden hacerlo en una tienda física sin ningún riesgo. ¿Hasta dónde ha calado la percepción de riesgo asociado a aglomeraciones en nuestro subconsciente? Es demasiado pronto para saberlo.

9. Darwin entrará en acción en el eCommerce

Hasta ahora ver que un eCommerce cerrará sus puertas (mejor dicho, sus puertos) era algo anecdótico y asociado con errores de gestión o modelos desastrosos de negocio. Pero en 2021 se ha apuntado al eCommerce hasta el Tato. Esto hará que la selección natural entre en acción.

Lo que yo no llamaría tendencia sino realidad contrastada para el 2022 es que ya no basta con tener una tienda online: hay que tenerla bien e invertir en ella. Miles de nuevas tiendas online han nacido al calor de las subvenciones públicas, pero en 2022 muchos pequeños comercios se van a dar cuenta de que los costes reales de tener un eCommerce (si quieres que funcione) son mayores de lo que se pensaban. El eCommerce te abre las puertas de un mercado global, pero tienes que se capaz de competir globalmente, y eso no está al alcance de cualquiera.

El pequeño comercio ha tenido que reinventarse varias veces: en los 80 con la llegada de las grandes superficies, en los 90 con los centros comerciales y ya en el siglo XXI con el eCommerce. Pues ahora toca reinventarse de nuevo. Si eres pequeño, tienes que buscar un nicho de mercado y hacerte fuerte en él, olvidándote de todo lo demás. Un eCommerce generalista de pequeño tamaño cada vez lo va a tener más difícil para competir. 

10. ¿Llegará el Metaverso en 2022?

Respuesta corta: no. Por mucho que Mark Zuckerberg se saque conejos de la chistera y le cambie el nombre a su empresa, hasta que puedas abrir una tienda en el Metaverso y sea la experiencia inmersiva que nos prometen va a pasar bastante más tiempo. Lo más parecido que tenemos hoy al Metaverso son algunas plataformas que no dejan de ser versiones evolucionadas del viejuno SecondLife, al menos desde el punto de vista gráfico, aunque tienen muchas más funciones nuevas y, sobre todo,  los videojuegos.

De éstos, los más logrados en cuanto a simulación de la realidad necesitan consolas, ordenadores o móviles con enorme capacidad de procesamiento, súper tarjetas gráficas y sistemas de refrigeración especiales para disipar el calor. Es decir, máquinas muy caras. Simular la realidad para que resulte mínimamente creíble requiere de una capacidad tecnológica muy alejada de lo que el gran público se puede permitir… por ahora. 

Además de una cuestión ética y de concepto que no está nada claro que la gente vaya a adoptar por las buenas: ¿para qué simular la realidad cuando la realidad ya existe? Ya hemos visto, sobre todo con Instagram, que las redes sociales tienen ventajas e inconvenientes y que no siempre hacen más feliz a la gente. ¿Vivir en una realidad paralela para evadirte de la propia servirá para mejorar tu vida? Veremos.

Resumiendo: muchas incertidumbres y pocas certezas

Este año resulta especialmente complicado hablar de tendencias en eCommerce para 2022, porque la economía no está para muchas alegrías. Tenemos una crisis energética en toda regla que veremos cuándo y cómo se resuelve, una inflación como no habíamos visto en décadas, una crisis de suministros y un virus circulando por el mundo que aún tiene muchos ases guardados en la manga (algún día quienes nos gobiernan se darán cuenta de que los problemas globales no se resuelven con soluciones locales… algún día).

Todo esto hace que el panorama pueda cambiar tan rápidamente que todo pende de un hilo. Aún así, seamos optimistas. Es innegable que el eCommerce seguirá creciendo en 2022 y que veremos modelos de negocio nuevos y disruptivos, pero esos no son predecibles. Aparecen o no, pero es imposible saberlo hasta que surgen, por eso son «disruptivos».

Mis apuestas personales: nuevos modelos de eHealth, todo lo relacionado con la salud mental, las huertas virtuales y la cocina a domicilio (no comprarla hecha, que venga alguien y te la haga en casa). El año que viene veremos si algo de esto se ha cumplido.

Imágenes: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram