Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Si no te has encontrado una tienda pop-up (o tienda ‘emergente’), es muy posible que la encuentres pronto. Esta tendencia de compañías de venta al detalle abriendo temporalmente en un espacio disponible (por pocas horas o días) es ahora una industria de 8 mil millones de dólares.

Se trata de una gran manera de hacer negocio para dueños de empresas que han estado vendiendo en línea para probar el mercado y ver si las tiendas físicas son una opción que les traiga ganancias. Además, pueden crear conciencia de marca e incluso impulsar ventas de temporada.

Área de interés no sólo para vendedores al detalle

La compañía de eCommerce y de software de punto de venta Shopify ha puesto sus ojos en las tiendas pop-ups. Incluso ha creado unas cuantas propias, no para vender productos, sino para educar a los negocios que sólo han vendido en línea acerca de lo que necesitan para vender más, tanto online como offline.

Shopify ofreció en el Retail Tour en Toronto talleres gratis acerca de cómo instalar una tienda en línea y además hacer fotografía amateur de productos, así como otras sesiones informativas y consultas. Algunos de los asistentes al taller de tiendas pop-up sin duda se convirtieron en clientes.

El futuro de las tiendas pop-up de Shopify

Shopify dio su postura de hacia dónde ve esa tendencia, explicando que no se trata de offline contra online, sino de darle opciones a los consumidores. Para Shopify, si los consumidores quieren comprar en una tienda y que se los lleven a casa o comprar en línea y recogerlo en tienda, los vendedores necesitan proveer estas opciones y buscar cubrir las necesidades de los clientes.

Pasar de online a pop-up

Con tanto interés en las tiendas pop-up, es una opción que quizá pronto los vendedores puedan considerar. Se puede descubrir rápidamente que vender a los clientes cara a cara es diferente a venderle en línea a una persona anónima.

Algunas de las diferencias claves entre las transacciones en vivo y en línea es cómo la educación, personalidad y amabilidad influyen en los clientes. Este tipo de situaciones puede ayudar a los comerciantes a lograr retroalimentación de sus prospectos, lo cual ayudará a sus prospectos a hacer sus interacciones en línea mucho mejores.

Lawson dice que obviamente la primera desventaja de instalar una tienda pop-up es la inversión en tiempo y dinero con el riesgo de que nadie acuda. Como cualquier negocio, sin embargo, es importante conocer a los clientes y asegurarse de que una pop-up es un buen experimento para el tipo de productos de un vendedor.

Shares