Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

En días reciente Samsung anunció sus nuevos modelos Note 5 y Galaxy Edge 6+, que son parte de sus nuevos smartphones de gran pantalla.

Además de hablar de las mejoras a las especificaciones, como puede esperarse en estos eventos, se demostró por primera vez Samsung Pay, el sistema de pago sin contacto que rivalizará con Apple Pay y será estándar en estos dispositivos.

La ventaja de Samsung Pay

Aunque Apple Pay llegó primero al mercado de pagos sin contacto con el iPhone 6, la versión de Samsung tiene una ventaja competitiva: además de la conectividad NFC, los nuevos dispositivos emplean una tecnología llamada “Transmisión Segura Magnética” (MST, por sus siglas en inglés).

MST es el viejo sistema en los lectores de tarjeta, que permite deslizar las tarjetas, y que funcionaba desde mucho antes de que existieran los chips, pins y los pagos por contacto. Y aunque en términos tecnológicos pueda parecer prehistórico, sorpresivamente es la forma más común de pagar, incluso en países como Estados Unidos.

La nueva función en los smartphones recientes de Samsung permite que los pagos móviles puedan hacerse en máquinas estándar de pagos con tarjetas de crédito. Apple Pay usa solamente NFC (Near Field Communication), que todavía no predomina en las cajas de tiendas.

Esto le ofrece a Samsung Pay la ventaja de que no debe convencer a diferentes vendedores de instalar cajas registradoras con NFC, como sí ha tenido que hacer Apple, realizando alianzas con diversos minoristas y otros comerciantes.

Samsung Pay, más amigable al usuario

Esta ventaja se ha sabido desde marzo, cuando Samsung hizo su primer anuncio, pero esta demostración, además de hacer más visible la función, dejó clara cuán amigable es para los usuarios.

En principio, los usuarios deben registrar sus tarjetas de crédito, débito o incluso de lealtad en el sistema de Samsung Pay, con lo cual ya pueden dejar sus tarjetas en casa.

Todo lo que se tiene que hacer es deslizar un dedo en la pantalla, seleccionar una tarjeta, insertar el PIN del usuario o una huella digital y autentificarse. En ese punto se pasa el teléfono sobre el lector de tarjetas de crédito y se termina el proceso.

Además, Samsung Pay afirma ser muy seguro, puesto que los detalles de las tarjetas no se guardan en el teléfono o en los servidores de Samsung, y se usa reconocimiento con huella digital en los dispositivos que lo permiten.

Por otro lado, incluso podría utilizarse Samsung Pay en modelos anteriores, como el Galaxy S6 o el S6 Edge, una vez que el software sea añadido. Esto ofrece otra ventaja más, puesto que muchos usuarios que ya cuentan con un smartphone de la empresa podrían probar el nuevo sistema.

Apple Pay vs Samsung Pay

Aunque la “guerra de los sistemas de pago” parece estar en todas las noticias del sector, no hay que esperar mucha batalla. Incluso si los usuarios de Samsung adoran la nueva función, muy posiblemente algo tan marginal como un sistema de pagos no afectará a Apple como para hacer a sus usuarios cambiarse a otra marca.

Por otro lado, Apple actualiza sus teléfonos cada año, con lo cual incluso si Samsung realiza una mejora impresionante, Apple seguramente demostrará otra en su siguiente presentación.

Shares